5.12.09

si yo fuera delegado en Copenhague



La alcaldesa de Copenhague (sí, la ciudad en la que te puedes encontrar la estatua de bronce de la sirenita y que es uno de los modelos del mundo civilizado en donde la prostitución, las drogas y otros "males" del mundo moderno son permitidos) ha decidido enviar a los participantes en la cumbre del medio ambiente danesa una tarjeta postal que dice: "Sé sostenible: no compres sexo!!"

¿Qué tienen que ver la sostenibilidad con el sexo? Seguramente nada más allá del puritanismo, y aunque tal vez desde lejos dejemos de ver que hay redes internacionales, que hay gente explotada y cosas por el estilo, también sería enceguedor negar la existencia de la prostitutas organizadas que venden los servicios (el negocio más viejo de la historia, dice la biblia) y que tienen una representante que ha levantado el orgullo por la venta del... buen polvo. (sigue leyendo)


Bueno, pues resulta que Susanne Møller, responsable de la Asociación Defensora de Trabajadoras del Sexo ha emitido un comunicado en que menciona que si presentas tu tarjeta de invitación al foro y la tarjeta postal de la campaña anti-sexo en la ciudad, podrás ser beneficiario de un polvito rápido.... no se explica cuánto tiempo durará, ni quién será la benefactora, pero el asunto es que en pos de la universalidad podrás pasarla bien antes de la conferencia.

En los juegos olímpicos siempre se ha dicho que un poco de sexo antes del juego hace bien; en el trabajo dicen que es aún mejor llegar reposado y descansado a discutir... dado que el foro promete mucho debate, esperemos que Obama, Sarkozy, los enviados de China y otros contaminantes y líderes mundiales, decidan aprovechar la oferta, pues dicen otros que en circunstancias así, uno llega con el ánimo más despejado y ganas de negociar... ¿deberemos el éxito de la cumbre a las trabajadoras del sexo danesas?