31.7.09

El viajero del siglo - Andrés Neuman




Hace algunos meses, durante una de esas noches que tuve que robar al sueño con tal de no terminar loco y atrapado por la monotonía del exceso laboral, me senté a charlar con Pilar, una amiga con quien divagamos por espacio de unas cervezas. Primero hablamos de más turismo, demás trabajo y de amigos en común.

En ese momento apareció un viejo conocido y su "indicador" de calidad de vida (seguir leyendo)


Para Luis (nombre de pila del denominado amigo), una de las formas de saber si cuentas con espacio para hacer lo que te gusta es midiendo el número de libros por mes que eres capaz de leer.

Ese día comprendí que me estaba perdiendo en mi marasmo laboral, ahogando en mis 14 horas de trabajo diario, y que me estaba olvidando de que existimos porque somos. Una mezcla de ser laboral, ser humano, ser soñador. Y decidí robar más horas: unas al trabajo y otras a la noche.

Decidí seguir leyendo y paseándome por la bibliotecas. Mi último conocido se llama Andrés Neuman y su "El viajero del Siglo".

Un argentino (más causalidades) que cuenta la historia de un hombre que llega a Wadenburgo, el pueblo que nunca tiene las calles iguales. El pueblo que vive a su propio ritmo en el siglo XIX.

Más

Neuman se llevó el relato fantástico a un pueblo alemán y allá hizo que sus personajes, rígidos occidentales y teutones se convirtieran en hombres y mujeres de sabor "semi-real", como los nuestros (o los de ellos: Carpentier, García Márquez, Borges, Abilio Estévez).

Y me fui por unas tres semanas y días, tomando por asalto el archivo de cronos para conseguir espacio de lectura. Una novela bastante entretenida que hace un repaso por la literatura del siglo en que fija su historia y nos hace recordar que sobre todo, somos seres que dudan de cosas elementales, y que más nos valdría respondernos algunas de esas preguntas antes de pensar en nuestras tristes realidades de gripes, fraudes, cierres de empresas, narcos y demás.

Neuman, A. El Viajero del Siglo, Alfaguara, 2009. 531 pp.

El Tal Andrés Neuman nació en el 77 y sí ha publicado, no como otros que sueñan con ser escritores y terminan vendiendo las ilusiones del mundo occidental... (pero al menos comienza a recordar lo que es la calidad de vida)

Sí, lo recomiendo...

29.7.09

Sobreviviendo los 35




Sí, en definitiva este fin de semana tuvo su utilidad:
1. Comencé por darme cuenta de que ya no tengo 20
2. Terminé por darme cuenta de que aún no tengo 40


Lo que significa que sigo pensando (después de una pelea contra la sociedad)que uno debería de vivir el día, comérselo, disfrutarlo, aprovecharlo, sentirlo, como si fuera el único y el último. Lo que pase cuando seas viejo, es otra historia (historia que tal vez nunca llegues a vivir y te estás preocupando de antemano)
(intenta seguir leyendo...)


Me di cuenta de que me estaba comiendo mi empleador y de que la víbora sigue vendiendo su veneno, con tal de que alguien le haga caso. Yo, soy Samuel, el vago errante, el que comete errores, el que nada tiene escrito, el que sueña, no el que se vende al sueño de los demás: el que quiere hacer su propia historia... no el que vive de la historia que los demás quieren vender. Ese es mi valor: se llama libertad y no tiene sinónimos.

Un día los sleeve league cliffs, otro el mirador de amazonas, pero siempre llenando el corazón, no respondiendo a llamados del "Qué vas a hacer cuando sea grande", sino viviendo, respirando, dejándote llevar por emociones, por el alma, no por eurocentricidades....

van las reflexiones de un martes de día de la independencia:

* El punto siguiente no es el doctorado, es la Argentina. 2010 es allá, esto todo.

* Tú no te riges por esos modelos. Tú haces, intentas, pruebas, el futuro es parte de la incontrolable realidad. Llegarás hasta donde te dé el ánimo, antes del suicidio... y "loco" serás siempre.
¿ Por qué ser loco? Por la simple y sencilla razón de que has vivido lo que otros no, has leído lo que otros no, has entendido (o crees entender) lo que otros no...

Ayer comprendí algo muy importante, que tal vez no debería estar en un blog, pero con eso de que nadie lo lee... creo que me lo puedo permitir: "a ti no temimporta el desarrollo o el subdesarrollo, sino el lugar, la experiencia, el sitio, moverte. De todos modos sabemos que la mierda es mierda...

Como alguien te dijo por ahí: "Tú no crees en nada"

... y bueno, eso es porque la conciencia no se nace, se hace, por tanto se define, se inventa, se recrea... y al final de tanto recreartelo, te dicen a qué cultura perteneces, No es que nazcas y pertenezcas a una cultura (como la religión), sino que para que funcione el modelo tienes que pertenecer.

*Si a alguien hay que culpar, es a la ignorancia...



28.7.09

arranca reflexión 1


Hay dos cosas que me hacen justificar la necesidad del doctorado:
* La necesidad de pensar en el futuro
* Querer ser útil cuando sea anciano.

¿acaso estoy siguiendo viejos esquemas y tratando de justificarlos con nuevas ideas? seguir los modelos impuestos por la sociedad ("quiero ser como mi papá"... o "como mi abuelito...").

Por otro lado, algo que a toda costa busco y he pensado es en ir a vivir a Argentina. ¿Qué tanto el doctorado es sólo un pretexto para llegar ahí? (y bueno, si es un pretexto, podría ser útil como punto de partida, total, si al final no se logra, habrá dado la opción de encontrar algo más).. aunque coociéndome, sé que no dejo cosas a medio camino.

También tengo miedo de que Argentina no me reciba como pienso, pero al mismo tiempo me doy risa de mis miedos, pues ya antes había decidido no volver al Perú nunca más porque no me había tratado como quería y mira, me ha ido mucho mejor... ¿por qué argentina me trataría mal?





Extended post here

25.7.09

El próximo gran paso




Julio de 2009. 3 años 3 meses en el Perú. 1 experiencia innegable, inolvidable; otro Samuel, otra vida, mejores sueños. 2 años en Lima, casi 1 en la provincia de San Martín; consultoría independencia, más aprendizaje, uso de habilidades aprendidas en todo el camino para poner en condiciones un proyecto de turismo; algunos ahorros y nuevos contactos y amistades.

¿Qué sigue ?

Sí, el doctorado.

Sólo que la modalidad está en duda: ¿se puede estudiar y trabajar? ¿podría seguir haciendo consultoría mientra estudio? ¿Se consigue fácilmente una beca a los 36? ¿Lograré ir a vivir a la Argentina? ¿Cuánto se necesita?

Una más, la última:

¿Puedo aprender a volar en parapente mientras estudio mi doctorado y busco trabajo?
(sigue leyendo)



Me parece que la respuesta a todo debe ser "sí". No puede ser no después de tantos años de esfuerzo. La experiencia generada ya debe ser capaz de sustentar el sueño.

Así que en estos días comienza la cacería. Ya he encontrado dos programas que se relacionan entre sí. Viene el contacto, la búsqueda de relaciones y necesariamente de una posibilidad de trabajo/beca. Tal vez podría seguir con los que trabajo, pero desde una consultoría externa, para liberar un poco el tiempo: si la cosa sale bien, tal vez les interesaría encargarme un equipo. Tal vez no.

Probablemente ya comienzan de nuevo los miedos de soltar lastre, de dar el salto de cada 2-3 años. Pero se sienten, lo que significa que se mueven fibras y se emprende.

Probablemente el blog también se revitalice. Por lo pronto ya las ideas de tesis inician el baile de las neuronas. Veremos cómo lo vamos haciendo realidad.