25.1.10

El AB...Z de un México-Perú resultado de las vacaciones (J - Q)


Continuamos...

J. En el Perú puedes conseguir la misma tranquilidad por mucho menos dinero (y no necesariamente menos comodidad)

K. Me siento igual de extranjero en un sitio como en el otro; me siento igual de local en México como en Perú... y estoy haciendo las comparaciones que siempre odié

L. El Perú es mucho más "real" (sense it for real); en Monterrey o Cancún es más a la "gringa"; el resto del país sí tiene más autenticidad, aunque son las zonas más alejadas del "desarrollo". En general, pareciera que todas las ciudades sacrifican su identidad a cambio de los grandes edificios, las calles amplias y los centros comerciales gigantes. (Clic a seguir leyendo)









M. Perú, si quiere llegar a ser cómo México, tiene mucho que hacer aún; tal vez sea mejor así, desafortunadamente, en su modelo evolucionista, tarde o temprano se arrepentirán de haber seguido el modelo maldito.

N. En ninguno de los dos lados piensan en el futuro (tal vez únicamente en Monterrey), en todos los sitios se percibe la dejadez del "¿qué vendrá?", pero no hay actores tratando de hacer el cambio a su manera.

O. Hacer la construcción de escenarios podría ser un "deporte" muy interesante para mostrar y hacer pensar.

P. Infraestructura carretera: sin ella, no harán simplemente nada en Perú; la de México progresa mucho, aunque impacta en sentido proporcional, pero las carreteras son geniales y se avanza... ¡rápido! En una carretera mexicana, un Lima-Chiclayo se haría en 6-7 horas; un Chiclayo-Tarapoto en 8... a cambio de eso, el paisaje peruano es más impresionante que el mexicano.






Q. Una cuestión de actitud: el cantante del autobús en el Perú dice "señores buenos días, perdon por la interrupción pero les voy a cantar porque es mi forma de ganarme la vida; soy pobre, tengo tres hijos y estoy sin trabajo". Escuché en cambio a un mexicano saludar y decir con optimismo que esa canción la canta para que tengas un buen día, que él canta para divertirse y que a nadie le cobra, pero que si le quieres dar una moneda, será bienvenida; uno explota el sentimiento, el otro el humor... pero ambos son sentimientos (y tal vez ambos mienten).

Continuará...