20.4.10

[Reflexiones] Historias de un doctorante en Buenos Aires, capítulo n...

Como todo en el arte y como en muchas cosas de la vida, a la cuenta de tres pasan muchas cosas.
¿A quién se le ocurrió que eran 3 y no 4? Seguro a uno de esos que piensan en los impares como algo más atractivo (pero dejemos esta discusión para después).

Más bien, contemos. 

Sí, tercera clase, día D. D pensar, D reflexionar, D decidir, D Ser.


Hoy me tocó exponer mi proyecto y contarles a todos porqué había escogido el turismo, la sostenibilidad, el desarrollo rural, los indicadores y la necesidad de contar con una metodología para trabajar el turismo en zonas rurales... y sustentarlo ante los cuestionamientos que me hacían.

Primero me pregunté si a Marx, si a Wallerstein, Smith, Gilbert, Levi-Strauss, Denzig, Borges y a todos esos grandes, les habría pasado lo mismo, que un comité conformado por sus compañeros de clase (ya aprendí que alumnos son aquellos que van "en busca de la luz" por a-lumnos, profe Etienne) les interrogara sobre el porqué de haber elegido el tema que querían investigar.

(y no porque me sienta ni siquiera a 1/2 centímetro sobre la base del pedestal en que están, sino por la defensa de las ideas en momentos en que apenas se generan)
Y me respondí que sí, pero que seguramente en un bar, en un café, en un lugar menos "formal" y cuestionador (o tal vez más, pero distinto). Si ellos hicieron caso a lo que les dijeron, es algo que no me atrevería a responder: seguro depende de la persona con la que hablaron (pero si me vuelven a preguntar, tal vez les diré que no).

Bueno, el punto es que sociólogos, psicólogos, educadores, historiadores, periodistas y politólogos, leyeron mi escrito (lo cual me hizo feliz, porque alguien más que los lectores de este blog me leyó). Y todos tuvieron su opinión sobre sostenibilidad (unos bien informados y otros sin saber mucho al respecto) sobre lo que tendría que estudiar (sin conocer lo que han estudiado otros en el tema de turismo, la mayoría) y sobre la metodología (con mucho conocimiento de causa).

En suma: que mi problema está bien planteado, que el tema es interesante... peeero, que veo el problema y paso por un lado de lo más "sabroso" sin verlo, porque en lugar de estudiar el tema de la sostenibilidad y del desarrollo, me voy a tratar de "hacer una metodología para que la gente la aplique en el campo", dejando el debate al costado.

Ahí salió el tema de los 2 Samueles (una vieja idea para los que han seguido en el Blog del Andaryego en su viaje -aventurero y motociclístico- por el sur), a saber: el que opera en el campo, y el investigador. Me dijeron que mejor atacara más frontalmente el tema de la sostenibilidad (como si Rist no lo hubiera hecho de una forma que no me deja mucho que decir), el del desarrollo (como si Wallerstein y el mismo Rist me hubieran dejado un espacio para aportar algo más) y del turismo sostenible (como si Honey y un montón de antropólogos que han estudiado museificación, transformación de hábitos y staged authenticity dejaran preguntas sin resolver), pero que el tema de hacer una metodología... bueno, que podría salir de la tesis.

 Definitivamente sentí que hay una orientación fuerte hacia la sociología en FLACSO (y... bueno, no es que esto sea un hallazgo) y que hay muy poco interés por el turismo (claro! nadie ha dicho que sea una materia formal, sino la de aquellos que se dedican a aprovechar el ocio y el tiempo libre)... pero ¡Qué diablos! son ciencias sociales, es Latinoamérica y no la facultad de Sociología y Educación de Argentina. 

Fue una especie de llamada de atención para recordarme a Wallerstein y a Hall: "la generación del conocimiento siempre tiene un interés particular" y hacerme pensar que si me hubiera ido al TEC, me hubieran dicho: "¡Haz el tema de la metodología y olvídate de esa discusión sobre la sostenibilidad, lo que necesitamos son acciones en el campo!"   

Así que me parece que hay que vivir con eso, encontrar el camino y buscar el contento de todos.

Sí, creo que recortaré un poco el tema y haré una discusión rica sobre desarrollo sostenible, turismo y lo rural. Estaré tratando de entender por qué no logramos hacer/tener proyectos sostenibles de turismo, tal vez mapeando a varios y después haciendo un análisis en campo sobre lo que la gente entiende por sostenibilidad, en donde me pregunte porqué la confección de un proyecto en escritorio que tiene todo el ánimo de serlo, termina por convertirse en un híbrido de todo que al final todos desprecian, como el perrito que salió con la patita coja, el más feo de la camada. 

Es cierto que el debate sobre el desarrollo sostenible está lejos de haberse terminado y que sería útil hablar de porqué creo que es prácticamente inalcanzable, tomando como ejemplo las experiencias del turismo en zonas rurales (ya tengo un par de nombres que el insomnio me trajo).

Pero también he pensado que alguien que no tiene una beca, tiene la libertad de escribir lo que le interesa y no lo que le aprueban o califican, así que en ese sentido mantendré mi interés por la metodología participativa y si no la meto en la tesis, tratare de publicarla-trabajarla por otro lado, porque sé que hace falta, porque sé que muchos profesionales están perdidos y la necesitan para trabajarla en campo (tal vez no se llame "metodología" sino "reflexiones sobre las cosas que decimos y no hacemos"). 

He decidido también que haré un híbrido, con un título delicioso, que realmente diga lo que siento y que la gente lea, no un texto erudito para unos cuantos. 

He decidido que estoy acá para aprender y que trataré de mantenerme en los lineamientos, pero con cierta autonomía. Si al final no gusta mi proyecto, aceptaré verlo rechazado y buscaré a alguien interesado en él. 

Es cierto que hay un tema interesante que trabajar (creo que no hubiera optado por el doctorado si no lo sintiera así). Reconozco es amplio y que en efecto, mi propuesta de "metodología participativa" es un poco "fuera de lo tradicional", pero también pienso que no supe explicar ni defender varios argumentos de peso. Me da miedo, por otro lado, pensar que la academia se aleja cada día más de la realidad y prefiere quedarse en la formulación de teorías, más que salir a pelear por el cambio en campo... 

Fuera de ahí, me gusta el debate! Espero que le podamos seguir dando...

Nota agregada la mañana del 21.04.10: a las 6 AM me desperté con unas ganas locas de revisar mi tesis de maestría (bueno, otros se despiertan con ganas de encender un cigarrillo, cada quien sus vicios) y me di cuenta de algunas cosas:

-Que el tema de indicadores y metodología están ahí, pero sólo esbozados y que por eso los quiero retomar, porque nunca me di el tiempo de hacerlo. Si debo hacerlo en la tesis o no, está por verse.
-Que en definitiva hay muchas cosas que podrían haberse recortado para hacer algo consistente. Todo es perfectible, aunque a veces sea demasiado tarde. Si me hubiera(n) exigido un poco más...
-Que es cierto que uno se repite una vez que tiene un tema. Tal vez este argumento sea el que más me deja pensando que debería intentar subir un nivel y no trabajar el turismo, sino el desarrollo sostenible, usando sólo el primero como tema de aterrizaje de las políticas del desarrollo sostenible.
-Que también es cierto que la academia sirve para la generación del conocimiento y en ese sentido, sería bueno profundizar en un tema y no dispersarse tanto...
-Que allá voy de nuevo, hacia un futuro incierto: si pateo ahora a la sostenibilidad después de haber pateado al comercio, a la globalización, a la religión y al cambio climático, ¿quién me dará chamba después? ¿Mi puesto de hot dogs en la Patagonia? ¿Mi tío Evo?