20.6.10

México 2 - Francia 0, o del fin de la hegemonía y las contradicciones del Pam-bol

Como los dos lectores que siguen este blog saben, el autor del mismo es un perfecto ignorante del futbol (entre otras muchas ignorancias que posee), pero me parece divertido intentar una reflexión que relaciona futbol, hegemonía occidental y excesos mediáticos.

Al finalizar ese partido en que los mexicanos ganaron a los franceses, más de un par de simpáticos pusieron en cartulinas frases como "¡ahí les va su segundo 5 de mayo!" Haciendo alusión a la batalla de Puebla, en que el ejercito mexicano repelió al francés en la llamada "Guerra de los pasteles" (lo que muchos no saben es que en esa ocasión se ganó la batalla, pero no la guerra, pues al final, tuvimos que pagar a los franceses que amenazaban con cargar de nuevo, pero ahora sí con un equipo completo). 

Divertido como es el futbol, el orgullo y chauvinismo mexicano subieron por los aires pues "habíamos" derrotado a los "franchutes", un equipo de primerísima línea al que no le había ganado la selección nacional en algo así como 80 años.

En el equipo contrincante eso pareció ser lo que mis amigos de The Nature Conservancy llaman "alcanzar el umbral" (hablando de threesholds of sustainability), en palabras, menos audaces y más "pedestres", como diría uno de mis profesores, lo que vulgarmente llamamos "la gota que derramó el vaso": un futbolista es acusado de decir un par de groserías al director del equipo y se hace expulsar de la selección francesa.  Y de ahí, viene la escalada que ya hoy en día es historia: el equipo se inconforma, decide no entrenar y hoy el director del equipo termina por renunciar en medio de un pequeño caos en pleno mundial. Llama mucho la atención que el enfrentamiento original habría sucedido en los vestidores (espacio privado y perteneciente al equipo en que seguramente siempre habrá ánimos muy candentes) y que lo que haya empujado esta confrontación haya sido que la prensa publicara las declaraciones de Anelka -que al final desmintió el jugador. La prensa jugó acá un rol bastante confuso y pareciera, cizañoso.

Algunos de los más eufóricos que trabajan en temas de desarrollo podrían decir que el hecho de que México ganara podría ser uno más de los pequeños ejemplos del desmantelamiento de la hegemonía occidental; otros podrían decir que eso no es sino la muestra de la burbuja y del negocio de los deportes que muestra cómo los héroes deportivos ya no son otra cosa sino mercenarios de humores altamente inflamables. Mientras otros nos podrían recordar que los jugadores franceses son hoy en día de ascendencia mayoritariamente externa a la francesa: argelinos, marroquíes, etc. No lo digo con un tono racista (para muestra basta una foto), sino para ejemplificar cómo nuestro mundo se va acercando cada día más a una mole interconectada y multiracial de comprensión imposible en la que el único que domina la escena es el dinero. Y si no lo creen, acá unos comentarios: 
"Le match (la défaite contre le Mexique jeudi, ndlr), les insultes, cette ambiance de décomposition, tout cela est révoltant", a déclaré François Bayrou (MoDem) dans un entretien au Parisien. ("el partido" -la derrota contra México el jueves-, los insultos, ese ambiente de descomposición, todo esto es repugnante" declaró Francois Bayrou)
 "Jérôme Cahuzac (PS), président de la commission des Finances à l'Assemblée nationale, s'est fait très mordant sur le thème d'une équipe contaminée par le "bling-bling", déjà soulevé lors de la polémique sur le coût de leur hôtel. "Il règne en équipe de France un climat qu'au fond Nicolas Sarkozy a exalté: c'est l'individualisme, l'égoïsme, le chacun pour soi, et la seule échelle de valeur de la réussite humaine c'est le chèque touché en fin de mois", a-t-il affirmé à Radio J." (Jerome Cahuzac (Partido Socialista), presidente de la comisión de finanzas en la asamblea nacional, fue mordaz sobre el tema de un equipo contaminado por el bling-bling (algo así como el dinero y el derroche) que ya se había hecho presente en la polémica sobre el costo de su hotel. "Reina en el equipo de Francia un clima que en el fondo Zarkozy ha exaltado: es el individualismo, el egoísmo, el cada uno para sí mismo, y la única escala de valor del éxito humano es el cheque que se recibe a fin de mes..." (el original acá)
En fin, lo cierto es que el país ejemplo de la igualdad, la fraternidad y la libertad se encuentra en problemas futbolísticos (y detrás de esa cortina hay mucho de que debatir) y por lo que se nota al hacer una pequeña búsqueda en los artículos de Libération relacionados con el partido de futbol, el orgullo fue realmente golpeado por los aztecas (52 artículos, uno de ellos llamado "Limpieza azteca").

Pero algo me indica que no es sólo Francia, ni es sólo el futbol... esperemos a ver lo que sucede en mi querida tierra cuando eliminen al "tri": la euforia ganadora se convertirá en.... (pónganle nombre)