19.2.11

Salvador de Bahía

Despues de casi 20 horas de viaje saliendo de Pipa, llegué al fin... Salvador de Bahía. Otrora capital del imperio portugués, ahora patrimonio de la humanidad -dixit UNESCO-. Una ciudad enorme, en todos los sentidos: culturalmente rica, arquitectónicamente asombrosa y humanitariamente bella. "Las mezclas -decía el profe Rafa Serrano-, hacen cosas maravillosas" Y la verdad es que tenía razón. Las mujeres son de lo más lindo. Desafortunadamente, la vida en Brasil es cara por lo que no puedo probar todas las delicias locales ni llevar vida de rey, pero me encantaría.

Pero Salvador no es sólo una parte linda: como todas las grandes ciudades, tiene una linda zona bien cuidada y un enorme espacio urbano dejado en manos del capitalismo en el que los pobres recogen la basura, viven en favelas, son cazados por la policía y los ricos viven en edificios de nombres rimbombantes, con mucha gente a su servicio. Islas, islas, islas de la desigualdad. Nuestra realidad latinoamericana sin muchas esperanzas de cambio.

Las fotos podrán probar también la enorme influencia portuguesa y porqué el Brasil, aunque tiene toda la potencia (como muchos países del río Bravo al sur) para ser un país fuerte y en el que su gente tenga mejor calidad de vida, no lo logrará. La iglesia, los ritos de origen africano, el futbol, Skol y Shin (las cervezas locales), la samba, el carnaval (próximo a llegar en marzo) y el hedonismo son sus opios, lo que mantiene al pueblo en esa olla de calor social en el que se suda pero no se muere, en donde "Dios aprieta, pero no ahorca" y así, donde basta con que unos cuantos escalen la escalera de la economía para que los demás fijen sus esperanzas y crean que también lo lograrán... desafortunadamente, pisoteando a los que antes estaban en su mismo nivel. No existe la posibilidad de alcanzar la equidad en las condiciones actuales... y si no, pregúntenle al coheficiente de Gini del Brasil: uno de los más altos del mundo. En fin, eso es lo que se aprende cuando se viaja.

Pero más reflexiones vendrán en unos días, con las conclusiones de este viaje. Por lo pronto, paso de nuevo al mundo del centro histórico y patrimonio mundial, donde internet vale 3 reales la hora cuando 10 cuadras más al centro vale sólo 1,50. La desigualdad existe?

Pipa + no al mainstream!!

Se casaron los que se tenían que casar. Festejamos, nos tomamos unas cervezas, cachazas y nos entretuvimos. Pero dejamos Natal para ir a Pipa, uno de los sitios más turísticos de la zona.

Brasil tiene un mercado doméstico muy fuerte y el noreste se caracteriza por su enorme crecimiento. Pipa era un pueblo de pescadores, tal como Playa del Carmen. Hoy es una calle llena de restaurantes "de moda" y fiesta toda la noche; gringos, europeos, brasileros, argentinos, todos por igual se divierten y entretienen (mexicanos también, confieso), como si no existiera la pobreza y las crisis del mundo. Todo se paga en reales y no es nada barato, pero la tarjeta de crédito y los ahorros lo soportan.

Las playas son, sí, fenomenales, aunque con un poco más de movimiento de las olas que el cariba (lo que invita a los surfistas), pero con arena blanca y suave para relajarse y disfrutar. Unos días de "turismo de mainstream" para el Andaryego que, a falta de reconocer que le gustó, dice que hace "evaluación sociológico-antropológica del turista in situ" (no se le da nada mal y con frecuencia hasta hace observación participante).

Hay que ver lo que pasa en estos sitios. Estuve conviviendo (y aprendiendo y "estudiando") al grupo de amigos suizos -una brasilera, un boliviano y un mexicano-

14.2.11

Belem + Natal + Fiesta

Mini avance de Belem y algunas fotos de la boda... no parece tan boda, porque no están todas, pero sólo es para mostrar algunas y prometo que mañana pongo algo más de info... por ahora sólo quiero decir que estoy vivo!!

8.2.11

Santarem - Alter do Chao

Continúo escribiendo sin mucha forma. Son recuerdo que vienen, los que llegan, un poco desordenados, aunque intento mantenerlos en el aspecto geográfico al menos. La carrera del "tiempo-ciber" vs el "tiempo-visita" siempre es fuerte, y si no quieres pasar todo el día editando fotos y subiendo textos, tienes que ser más preciso de lo que quisieras.

Ahora en Belem, cuento la historia de Santarem, a donde llegué 12 horas después de lo prometido. Todos estos viajes en barco han resultado más largos y más cansados. A veces un poco tediosos, pero no por eso llenos de sorpresas. Quisiera contar más, escribir más, pero no puedo. Me gana el turista y el viajero de adentro, que insiste en ir por más, hacer más fotos, conocer más gente... total, -dice- habrá tiempo después. El problema es que nunca hay tiempo...

____________________


Santarem. Una ciudad mediana en medio del camino. Desde que llegué a ella supe que no habría mucho en la ciudad y más bien en el campo. Había leído que "Alter do Chao" era un lugar sin igual. Lo es. Esto me hace pensar en la importancia de ver, al menos un poco, lo que se recomienda de cada sitio al que llegas, con todo y que soy mucho más de la idea de llegar, probar, ver... no me gusta ir con el lonely planet bajo el brazo. _donde queda, si no. el espíritu de descubierta? Sí, el tiempo es menor, pero basta con tener un poco de suerte y conocer  las personas apropiadas, como Luiz y Alfredo, unos locos de la fotografía que conocí al llegar y a los que me acerqué para charlar.

Tomamos algunas cervezas, comimos rico, charlamos, discutimos. Son dos personas de Belem que se dedican a la foto (deberías de ver sus cámaras... lo mío es de risa, realmente!). Aprendí mucho y además visitamos ese lugar sin igual. Acá las fotos.

5.2.11

Manaus

Manaus la enorme, Manaus la de Fitzcarraldo, Manaus la de la Opera de la Amazonía.

La sorpresa más grande fue al llegar. Uno no se imagina que en la inmensidad del bosque amazónico pueda haber una ciudad tan grande. El puerto está lleno de astilleros, barcos anclados, navíos que van de un lado a otro y pequeñas embarcaciones que transportan a todo el mundo a través del río.  Es simplemente impresionante. Hay barcos que transportan petróleo, naves que llevan fruta, barcas que cruzan a las personas de uno a otro lado, gasolinerías flotantes, etc.

Después de caminar un poco por el mercado, llegué al albergue Natureba (sólo recomendable en urgencias: es seguro, pero no es ni muy limpio ni tiene mucha onda... qué pena, pero le falta un poco de @sabor@). Ahí me quedé finalmente los 3 días que estuve en Manaos... la gran ventaja que tiene es que definitivamente está en pleno centro, a 2 cuadras del Teatro Amazonas. Pero cada vez me siento menos cómodo en los hostels, creo que algo tiene que cambiar en ese tipo de sitios...

Con el hostal como base, caminé la ciudad... o parte de ella, pues las distancias son muy grandes, y sin duda uno de los recuerdos más fuertes que me llevo es el del Teatro Amazonas. No se ha exagerado su belleza, pero sobre todo, me parece que es el hecho de estar ahí, en lo alto de la ciudad, en plena amazonía. Encontrar un sitio con todo el lujo, el diseño y la arquitectura occidental en la mitad de la selva hace que de verdad uno entienda a Fitzcarraldo (y de pronto se sienta un poco) al llegar al sitio: es imponente

Cuando nuestro guía abrió la cortina del teatro y vi a la filarmónica de Manaos ensayando, los ojos se me llenaron de lágrimas, de emoción. Como en un par de ocasiones anteriores cuando he logrado cumplir un sueño y es justo cuando me digo que en efecto, valió la pena, que no importan las horas sin sueño, las caminatas, el calor, las emociones negativas... Manaos, conocí tu teatro.

y las fotos? Acá estan... con un poco de retraso, pero ahora que tengo mejor internet, comienzo a trabajrlas... regresa pronto para que veas las de Perú también!