17.2.12

Los pequeños detalles que olvida el mochilero

Hoy, después de algo asi como un mes, al fin tuve acceso a uno de los pequeños placeres que se olvida el mochilero: una ducha caliente, una cama confortable, una habitación silenciosa... y wifi!!
Así hoy, mientras tomo mi desayuno en el hotel Kuntur Wassi, de Pepith (una tarapotina reubicada en los Andes), en Cabanaconde, penúltima etapa de campo para la tesis, reviso mails, tomo jugo de mango, cereales de la zona y un rico té.... Ahh, si la vida del estudiante pudiera tener estos placeres siempre, continuaría un posdoctorado!