24.2.12

Veracruz-Ilo

Pos resulta que Ilo es como un veracrucito. Es un puertito, con charlatanes, vendedores de ilusiones, sueños y amores. Solo que es como el Veracruz de los años cincuenta -tal vez antes-, un pequeño poblado sin acuario, sin Sanborns, sin Parroquia, sin danzas típicas -aunque con bares donde se escucha a Chabuca cantar-.
Cómo me encantaría que escucharan al vendedor que ofrecía la cura contra los problemas de riñón, de enfermedades sexuales y no se cuantas cosas más si uno se comía un pepino... Para su suerte lo tengo grabado y pronto les pasaré el link.
Pero Ilo es pequeño, y en esos tiempos de modernidad en que los sujetos de estudio cruzan las fronteras geográficas (tengo unas super fotos de una señora andina que con vestidos y trenzas reposa frente al mar) y todo se vuelve tan irreal como el cóndor que cruza los Andes y la Southern (minera, dixit el populi, ahora comprada por mexicanos) cambia de nacionalidad -de capitalista a Latina- uno tiene que comenzar a tener cuidado: los enemigos ya no son los mismos... A veces estan entre nosotros... O dicho sea De otro modo, la fuerza es cada vez mas compleja de identificar... En fin.
Nada, una reflexión que ayude a pensar en la fútil del mundo, en lo irreal de la vida y en lo inspirador que es murir siendo feliz