26.5.12

Reflexiones en vísperas de elecciones.

Envié hace unas horas un mensaje a amigos y familiares. Es una pequeña carta que intitulé
"Jurasic Park 4: la venganza de los dinosaurios. En ella hablo sobre el voto en blanco que muchos de mis compatriotas están pensando en hacer para mostrar su descontento y desacuerdo con el gobierno y la situación electoral.


La carta está íntegra aquí abajo (sólo haz clic a "seguir leyendo")

Me propuse escribir este mensaje en una página -apretadita- como máximo, así no tendrás posibilidad de decir que no lo leíste por largo. Está dirigido a quienes piensan anular su voto porque no están de acuerdo con el gobierno.

Lo escribo como efecto de la participación de Enrique Peña Nieto en el programa “Tercer Grado” (link), donde los reporteros “más experimentados” de Televisa entrevistan (yo diría bombardean, aunque con algunos juegan al talk show, estilo Cristina) a un invitado durante una hora aproximadamente.

Más allá de que me pareció que el Sr. Peña Nieto sólo evadió respuestas e intentó presentar una imagen de un PRI que es realmente difícil de creer (¿Honestidad? Imposible olvidar a Salinas, Montiel, Pichardo, López Portillo, Díaz Ordaz, etc.), quiero llamar la atención sobre algo que percibo en el fondo y que no sé si también para ti sea evidente.

Cuando nací el PRI ya gobernaba hacía años. Siempre me pareció un partido camaleónico (Thatcher le llamó “la dictadura perfecta”). Aunque en los años 80 hubo algunos cambios –p.e. el gobierno de Ruffo- no puedo olvidar el fraude de 1988, ni muchas cosas que vinieron en los 90: asesinato de Colosio, EZLN en Chiapas, FOBAPROA, privatización de TELMEX… ¡Uf! Por suerte, en 2000 se nos dijo que la “Era del PRI” había terminado.

Y entonces llegó Fox y “la democracia”: Solidaridad dejó de existir (pero se creó Oportunidades), se habló de la democratización de los medios (pero Creel, Fernández de Cevallos y otros aprobaron la “Ley Televisa”) y en 2006 se negó el recuento de votos de la elección, que tuvo 0,05% de diferencia
entre los dos primeros candidatos. La historia de Calderón ya la conoces.

¿Y la segunda vuelta electoral? ¿Y la salida de Elba Esther? ¿Y la justicia del 68? ¿Y Oaxaca, Chiapas? ¿Y los 60 mil muertos? ¿Y Salinas en la cárcel?

Tengo mucho miedo de que el dinosaurio del PRI no se haya muerto y de que, por el contrario, se haya clonado. Peña Nieto dice que son “oposición”, pero gobiernan en 20 estados; Televisa y Telmex siguen siendo monopolios; Peña Nieto dice que la PGR avaló la investigación sobre Montiel… ¿No será que PRI, PAN y el pequeño Quadri son la misma familia mesozoica?

Porque en ese caso, si no votas o anulas tu voto tampoco van a cambiar las cosas: los Tiranosaurios Rex se repartirán a los humanos y se los comerán. De los 4 candidatos, uno será presidente, aunque reciba sólo 1 voto. Por eso, antes de que sigamos siendo “Humanos en salsa de PAN, PRImorosamente presentada en QUADRItos”, te invito a valorar la importancia de tu voto.

Lee las propuestas de los 4, piensa quiénes integrarían su gabinete, considera quiénes son sus aliados y con quién tienen compromisos. Si no estás de acuerdo con el gobierno, ¡Vota! Si anulas tu voto, en realidad los estás premiando, no castigando. ¡Infórmate! Sitios web: PAN, PRI, NuevaAlianza, AMLO. Con mi mayor afecto, Samuel. / 26 de mayo de 2012


NOTA: Una aclaración importante de dos errores que cometí en la redacción del texto y que agradezco a Héctor Castillo por hacérmelas notar. Las escribo íntegras:

Gracias por el envío. En realidad no fue Tatcher, sino Vargas Llosa en un foro organizado por la Revista Vuela y Octavio Paz en México, quien se refirió a México con la Dictadura Perfecta. Eso le costó tener que abandonar el país en aquellos días. Otro punto es que no fue 0.05% sino 0.56%, que sigue siendo poco pero 10 veces más. Un valor de 0.5% hubieran sido como 21 mil votos nada más.