9.6.13

[Viajes] Europa desde el sur

Cada vez se vuelve más interesante el viaje si se le mira desde las historias de migración. Hace casi un mes que inició este periplo por el continente viejo y las cosas se miran muy distintas si les ponemos un poco de teoría. Algunas breves anotaciones que podrían desarrollarse:

El tema bio cobra cada vez más fuerza: por todos lados aparecen productos que se precian del respeto a la naturaleza, justo como hace 20 años se llamaron "eco". Bien o mal? Cada caso merece un análisis por separado, pero poco a poco Europa se encierra en sí misma: los productos locales son "buenos aunque caros", mientras los externos son "malos pero necesarios". A no perder de vista.



El movimiento humano en su máxima expresión: trabajadores "low skilled", pero también viejos jubilados en campers; estudiantes y profesionales; repatriados y parejas binacionales.

El continente viejo se carga de políglotas, de niños tetralingües, de escuelas de inserción y de migrantes internos. Al mismo tiempo, sufre los efectos de una perenne crisis económica en la que Suiza se mantiene como una isla: este último país se queda como una zona de transición entre la Europa germánica y la francófona.

Las leyes y el orden no se establecen ni viven del mismo modo, lo muestra de nuevo que esa globalización homogenizadora es más mito que realidad; los mapas demográficos pueden ser útiles para mostrar estas diferencias y similitudes. Los pequeños lugares siguen siendo únicos y en ello influyen experiencias como el hecho de que cada Cantón en Suiza tiene sus propias leyes de educación.

Y para terminar este listado, el tema de lo auténtico, lo tradicional y la modernidad: al igual que en otros sitios del mundo, las fuerzas innovadoras hacen con frecuencia frente a las conservadoras. En la arquitectura de las ciudades se nota la complejidad de una transformación que arrastra, mezcla y superpone capas de tecnología, técnicas tradicionales, planes de recuperación del patrimonio y búsqueda de nuevos espacios para nuevas formas de organización.

Vamos ahora a la ciudad donde se encuentra el Este con el Oeste: Berlín. Al final, pareciera que todo se trata de fronteras.

(Fotos: chop suei preparado por mexicanos, con verduras bio y arroz indio en la montaña de la Saboya; la distribución del gasto del gobierno suizo (igualita a la mexicana); en el tren, leyendo un manual del ciudadano y las instituciones políticas, del que sale el gráfico anterior).