6.2.14

[Reseña evento] Mi mensaje al #CongresoPopular #TuvozEnElCongresoPopular / Después del acto del 5 Feb 2014

Prometí que haría un breve comentario sobre mi experiencia en el Congreso Popular y acá está.

Un interesante ejercicio con demasiada gente para escuchar todas las opiniones y con muy poca para convertirse en un gran movimiento. Una logística buena, puntualidad y orden (a pesar de los que quisieron alargar su tiempo de participación). Desafortunadamente acusamos falta de manejo político: se llevaron el día los del CNTE, Paco I. Taibo (que después sufrió una justa rechifla -no por malo: reciba todo mi respeto- sino porque hizo uso de la palabra en 2 ocasiones, rompiendo el orden establecido... o todos coludos o todos rabones), los de Atenco y las Autodefensas (con un supuesto mensaje de Mireles, a quien -nos enteraríamos hoy- destituyeron sus coequiperos). Y había más oportunistas: desde vendedores de revistas comunistas, socialistas, distribuidores de panfletos, vendedores de cacahuates y distribuidores de Proceso, hasta los del SME, los que exigen libertad a los presos políticos y las madres de familia del DF en en defensa de la educación pública (vaya-usted-a-saber-a-qué-se-dedican...).



No se dio opción a las voces disidentes y se aplicó la "aplanadora democrática" que tanto criticamos nosotros mismos: en las dos votaciones que se hicieron a mano alzada, simplemente se mayoriteó y no se ofreció escuchar al menos a 5 voces de cada lado. Eso hubiera sido democracia: escuchar el planteamiento del otro. Otro asunto es que cuando se pidieron propuestas, los participantes sólo llevaron retórica. La mecánica debió cambiarse sobre la marcha: se insaculan oradores y se les pregunta "¿Tiene usted una propuesta específica para el 18 de marzo?" Si no la tienen, se le da voz al siguiente.

Al final, pareció como si todo hubiera estado preparado y el resultado de las "nuevas acciones" a tomar para el 18 fue participar en el Zócalo en una protesta. Triste, frustrante y molesto para quienes estamos hartos de las marchas y pensamos que no son la solución frente a la dureza de nuestros problemas. ¿Para eso sirvió que intelectuales, comunicadores y escritores convocaran, para hacer lo mismo que los demás? Sinceramente esperé algo distinto, innovador.

En fin, si se da el espacio a la autocrítica posteriormente, tal vez se logre rescatar la buena voluntad de quienes estamos politizados pero buscamos otros medios de lucha no violenta, no anacrónica y sí de una izquierda que mira al futuro aprendiendo del pasado.

En las líneas que siguen, la propuesta que llevaba para presentar de haber tenido la suerte de ser insaculado para pasar al micrófono.

"El Estado y la cultura se construyen; la democracia también. Nuestro error más grande en México ha sido dejar –sin cuestionar ni exigir- esta tarea en las manos del gobierno de turno y de los medios de comunicación. 
Es tiempo de que encontremos formas para que cada vez más ciudadanos participen en este esfuerzo. Necesitamos que los que no están aquí, los que no usan Twitter, los que no leen La Jornada o Proceso, tengan acceso a más información y generen procesos de reflexión y autocrítica. Tenemos que ampliar el círculo. No podemos soñar que la mayoría, dada la fuerza del discurso gubernamental y mediático, acordará con muchos de los conceptos que aquí compartimos. No, sin antes abrir el debate. 
En el centro de nuestros problemas está el manejo de medios. Por él, muchos mexicanos carecen de un espectro informativo, reciben data tergiversada y más peligroso aún: construyen su ciudadanía haciendo que violencia, individualismo, desencanto por la política, consumismo, xenofobia y tolerancia a la corrupción sean parte de una vida “normal”. Esto nos hace tolerantes a la calidad de políticos que nos rigen. 
Uno de los ejes centrales del Congreso Popular debería ser una estrategia frente a los medios de comunicación. Pero no sólo debemos tener una estrategia frente a los medios, necesitamos una estrategia de cambio para nosotros mismos: 
Nuevas estrategias informativas. 
Aprender a escuchar y debatir; ¡hacer autocrítica! 
Mirar hacia delante y no sólo al pasado. 
Analizar el porqué de nuestra tolerancia tan amplia a la muerte. 
Abrir el círculo de participantes y actuar en provincia. 
Recordar la necesidad de exigir, de aprender a respetar(y respetarnos). 
Dejar de quejarnos y actuar. 
El cambio, lo lograremos cuando la mayoría esté convencida de él. Y cuando eso suceda, de pronto nos daremos cuenta que el cambio, lo logramos mucho tiempo antes."
Seguiremos intentando y buscando, para encontrar el grupo con el cuál participar. Como dijo U2: "And I'd join the mouvement, if there was one I could believe in". Feliz fin de semana.

PS: Si algo he de agregar, es que extraña la falta de difusión mediática del evento: ¿Cerrazón o desazón?