15.2.15

[Cuento-Realidad] Corta narrativa mexicana en tiempos del #PRIATO

Seis cuentos que conoces y que has devorado en las últimas semanas historias que harán la felicidad de muchos lectores en el futuro, justo como leer Los bandidos de Río Frío, hoy. 

1. Ella dijo que lo amaría hasta la muerte; él, la quería a morir. Decidieron mudarse a México y se les cumplió.
2. Su Romeo pintaba para gobernador; Julieta amaba las tunas. Se amaron mientras duró el sexenio y después le secuestró a los hijos. Hoy se gasta lo que robó en vuelos al juzgado.

3. Se sabe que construye verdades (¿quién no?) y luego las adereza con historias. Las revuelca en abono y luego las vende como históricas. Los marchantes de mierda se las compran.

4. Ya hasta los medios saben que cuando no le funciona el chícharo, evita las conferencias. Debe ser por eso que todos dicen que es el único que no sabe que no sabe: que el chícharo nunca le funcionó.


5. Su última fue decir que en 10 años nunca habíamos estado mejor. Dicen que hace un decenio veía, luego perdió un ojo, poco después quedó ciego y ahora pierde la mano. Mutilaciones ad-hoc.

6. El reloj se lo ganó en una rifa; el Ferrari lo heredó; la casa la compró con la venta de su sonrisa e histrionismo. Mágico estado de bienestar: le permitió mutar de gato a presidente.


¿Cuántas historias de estas no conoces en el país? ¿Acaso no vivimos en una nación que nos da las mejores ideas para emprender cuentos y novelas de primera calidad? Así es, esto es lo que nos vienen entregando los medios de comunicación nacionales desde hace más de 5 décadas: historias de princesas, de príncipes y de magos y ladrones. 

¡Ya estuvo de leer siempre lo mismo! ¿no?