24.12.15

[Reseña] Dos notas: sobre la re-concentración mediática y En el corazón del Mar, vistas por Página 12


Saber qué pasa en la hermana república es para mí una tarea casi ineludible. De vez en cuando me doy una vuelta por Pagina 12, un periódico claramente de izquierda que cuenta con un equipo de reporteros de excelente calidad. Aunque no te guste mucho su línea, es difícil negar que tiene buenas notas. Van 2: una de actualidad y una reseña cinematográfica. 



22.12.15

[Poesía] La soltera que espera. Pequeño poema para almas solitarias

    La soledad, la triste soledad...

Ella no tiene suerte. Yo digo que ni la quiere tener.
Pero de noche se encomienda y de día fantasea:
a los santos y las vírgenes; con la cábala y los astros.
Quiere novio, mujer.

Y cuando le preguntas, ora dice que no, ora dice que sí,
que ya lo encontró, pero que lo dejó partir,
pa ver si regresa.
Del siglo veintiuno: sexo y poca cabeza. 

No quieren saltar al vacío y reinciden.
Regresan y se mienten que hoy será distinto.
Odian la cama fría y eligen mirar la novela.
Ser víctimas de su propia espera,
olvidan que el mundo está afuera.

Solteros y solteras que deambulan
con caña de pescar y anzuelo podrido.
¿Qué buscas amor, la presa del día o el infinito latido?


Para gente querida, presa de la soledad y encerrada en el torbellino de la pasión que ciega. 
(Favor de leer despacio y un par de veces).

13.12.15

[Escribir] De la hoja blanca a la hoja llena: ¿es difícil escribir?

Libretas, recortes, historias, cuentos y tecnología para escribir
Mi historia se remonta a los diecisiete años, dicen que un poco tarde para comenzar, pero eso siempre será una cuestión de enfoques. Borges publicó a los 16 por primera vez, aprendió a leer a los 3 e hizo su primer poema como a los diez. Pero Borges era Borges. Yo solo quiero contar cómo uno se inicia en la escritura y deja de lado el miedo de la hoja blanca

Decía que comencé antes de ser mayor de edad: mi madre, un poco antes de que yo hiciera mi primer y único viaje de mochilero a Japón, me regaló una libreta con un logotipo que sería por muchos años el de mis libretas favoritas. No, no era Moleskine, era un símbolo de la Universidad de Tamkang, en la que trabajaba mi viejo. Dato curioso: mi padre es quien siempre estuvo más cerca a las letras y la intelectualidad, pero fue mi madre la que me dio la libreta e inició este proceso. 

11.12.15

[Libros] El Padura chino: Qiu Xiaolong y su Seda Roja

Siempre en busca de cosas distintas y con una mirada en Asia, me encontré ahora con Qiu Xiaolong, autor chino editado por Tusquets (sí, esos libros de portadas lindas en fondos negros y de la colección andanzas). Me permito hacer unas notas. 

Portada: 99%. El medio cuerpo de una mujer vistiendo un Quipao (el clásico vestido mandarín) de color rojo, con una abertura en la pierna y la mano en la cintura. Unos símbolos chinos incomprensibles, justamente misteriosos y un título "Seda Roja". ¿Quién no se iba a sentir atraído? 

Contenido: a evaluar por el lector. Quien redacta tiene una percepción que no alcanza el 8 en escala de 10, aunque reconoce que la novela policiaca no es precisamente su adoración. Digamos que el 1% de queja de la portada es el cuadrito que no vi y que dice "Serie inspector jefe Chen Cao". Resulta pues que el jefe Chen es una especie de Mario Conde de Padura: un policía de la ciudad que se dedica a cazar a los malos por medios poco ortodoxos y que mezcla su amor a la literatura con la investigación criminalística. El alter ego de Padura y de Xiaolong que decidieron ser escritores porque no pudieron ser policías.

8.12.15

[Tesis completa]: La Sherezade del Desarrollo: Redes y actores en la construcción del entramado turístico en el espacio rural. Dos casos de estudio en Perú y Argentina: el Valle del Colca y Tafí del Valle


Esto es un manifiesto y cierre de un círculo que abre otro: inicia con la experiencia del doctorado en 2010 y cierra con su divulgación, hoy. Es cierto que -aún- no está impresa y carece de visos de Best Seller (eso solo lo hace el bueno de Umberto), pero es un enorme motivo de orgullo, pues representa la oportunidad de compartir un trabajo cuyo valor se mide en meses, años y miles de caracteres. Algunas notas.

Corría el año de 2010 y FLACSO me aceptaba (creo que siempre se preguntaron porqué) en su Doctorado en Ciencias Sociales. Entrar a las oficinas de la calle Ayacucho, en Buenos Aires, fue primero retador y pronto se convirtió en costumbre: sesiones grupales, clases, discusiones, horas en la biblioteca y muchos intercambios con personas que, a pesar de nuestras diferencias formativas -países, escuelas, géneros, intereses e historias- compartíamos el gusto y sufrimiento de ser "doctorantes" (ahora la palabra me hace pensar en los replicantes de Blade Runner), una subespecie humana que gusta del masoquismo intelectual y está dispuesta a morir por él. 

4.12.15

[Reflexiones doctorales] Ser loco y científico, te hace feliz!


Comparto una nota divertida para mí (seria para el CONACYT), en la que dicen que ser científico y estar loco aporta felicidad en la vida. Bueno, no exactamente, pero algo así como que hicieron un estudio en el que se comprueba que ser científico es uno de los trabajos que más felicidad aporta. El texto dice así: 
"Las principales causas por las que la gente no aprecia su trabajo son porque no ven oportunidades de crecimiento, no les gusta lo que hacen, no son bien remunerados ni valorados, entre otros factores, según un estudio realizado recientemente por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).
Ante este panorama, que no parece muy alentador, sí existen trabajos en los que la gente es feliz, en los que disfrutan cada uno de los minutos que pasan ahí, en los que no tienen que cumplir un horario, que les permiten conocer el mundo, que les ofrecen oportunidades de crecimiento y en los que su talento es reconocido y valorado por mucha gente; uno de esos empleos anhelados existe y se llama ser científico."
Esperemos que esto no sea el preludio de una reducción de presupuestos o de becas, pero es una nota simpática para quienes aún dudan si el camino de la ciencia es el adecuado. De mi parte, les puedo decir que aunque no siempre es el que da más billete, sí aporta bastantes satisfacciones. 

Artículo completo aquí