29.4.15

[Cine] Citizen four: La historia de Edward Snowden y aquello de filtrar información

Edward Snowden es aquel que como trabajador de Haliburton (contratación tercerizada a la CIA) tuvo acceso a archivos de corte "Top Secret" en los que se cuenta cómo Estados Unidos espía al mundo entero, muchas veces con la complicidad de países "aliados" y con el único pretexto de combatir "el terrorismo" del mundo entero. 

El video tuvo un reconocimiento como mejor documental y fue filmado por una periodista a quien Snowden contactó en busca de medios periodísticos que pudieran difundir la información que él estaba sacando y compartiendo con el público, sólo por un asunto de ética y de compromiso con lo que él consideraba su deber: no permitir que bajo el pretexto de la seguridad, las libertades individuales fueran menoscabadas. 

Algo que definitivamente debes ver.  Acá el link (pone publicidad al inicio, pero hay que fijarse en la "X" azul para cerrarla un par de veces y después corre perfecto. Aprovecha ahora que está disponible

Citizenfour. (2014) Dir: Laura Poitras. En exclusiva de HBO

Éste es el trailer:

               

28.4.15

[Reflexiones] Sobre el arte de callar. Cuento-realidad

Mis dos abuelas eran especialistas. Sabían abrir la boca en las ocasiones apropiadas: nunca antes, nunca después. Eran tan diferentes y no obstante, compartían esa habilidad de callar y bajar mirada y orejas como Yoda frente a Luke, o como niño regañado que enfoca al piso contando las hormigas mientras registra todo en aquella imborrable parte del subconsciente. 

Y sin embargo no dejaban de decir lo que pensaban, un poco como Galileo que capituló pero les dijo que sin embargo, se movía. Así eran mis abuelas: vaticinaron la desintegración familiar y la llegada del anticristo familiar como el oráculo dijo que Roma ardería. Sabias, sabias, viejas sabias. Pero nunca lo dijeron en voz alta porque no querían dejar de ser las dulces abuelas. Sólo un par de miradas cómplices o una tarde acompañándolas frente a las novelas podían hacerlas hablar. Cuando entendías sus expresiones te dabas cuenta que dialogaban -literalmente- hasta por los codos. Pero nadie, salvo un par de observadores, lo sabía.