16.12.18

[Historias de viaje] #Baja2019 Oaxaca-Toluca


No hay tiempo que no llegue, ni viaje que no comience. Ayer inició la que he llamado #Baja2019, una ruta que finalizará hacia inicios de febrero 2019 y en la que tendremos un poco de todo: fotos, entrevistas, historias de viaje y hasta presentaciones de libros.

25.11.18

Video de la presentación de "Al final del pavimento" con Nora Ortiz. #Oaxaca.


El día viernes 23 tuvimos una presentación de "Al final del Pavimento" en la librería Grañén Porrúa, donde hemos sido recibidos ya con anterioridad en la presentación de la Sherezade del Desarrollo. Ese espacio, mágico en muchos sentidos, nos ha acogido con muy buena onda y un público siempre selecto, amistoso. 

Este viernes, tuve el honor de que Nora Ortiz Muro hiciera comentarios sobre el libro. No solo le otorgó tiempo a la lectura, sino un gran profesionalismo: lo leyó desde la portada hasta la última página, con una fineza de detalles y notas que prácticamente terminó haciendo un ensayo de su recopilación de imágenes, notas, figuras y relaciones con otros autores. Realmente me sentí muy honrado de que ella misma hubiese decidido "ponerse el casco, la chamarra... y subirse a la moto para viajar juntos". Nada más puede llenar de orgullo a un escritor novel, que alguien que diga que "compró la historia" y decidió acompañar al personaje. 

No voy a hacerte perder más tiempo con mi texto, querido lector. Más bien, te voy a compartir el link al video que Karla, integrante del equipo de Mi2U nos hizo favor de grabar. 


Agradezco a Nora y también a los buenos amigos que se juntaron para acompañarme en este día tan especial: César, Pablo, Ana Laura, Javier, Gaby, y varios más....  Te recuerdo que en Oaxaca el libro puede conseguirse en la librería Grañén Porrúa, sobre el andador turístico, al lado del café La Brújula. En otras partes del país y del mundo, por Amazon, Lulu. Si quieres una versión autografiada, dentro del país, ponle 700 pesitos y va directo por FEDEX: libro incluye entrega express. Se paga por Paypal

18.11.18

[Reflexiones de política] Mirar a la izquierda, a la derecha... e ir por el centro!


México es una nación adolescente: hace apenas doscientos años que somos país y no más de sesenta años que la mujer tiene derecho al voto, es decir, que todos los mexicanos mayores de dieciocho años podemos participar en la elección de nuestros representantes de gobierno. Comparado con los 718 años que tiene de existir la Confederación Suiza (fundada en 1300), hasta me atrevería a decir que somos unos niños, pero el asunto es que ya podemos tomar decisiones y más o menos navegar solos por el concierto de las naciones. Somos entonces un país joven que, ante el cambio político de 2018 se encuentra de nuevo frente a un reto. Quiero explicar por qué creo que tenemos que ir por el centro.

8.11.18

¿De qué se trata el proyecto Baja 2019 y esto de #QuéViajesote?


Soy de esas personas que aman complicarse la vida: si hay forma de hacer lo mismo de todos los días, siempre elegiré intentar otra manera. Cuando me piden que haga una presentación similar a la hecha semanas atrás, encuentro la manera de buscar más datos e integrar cosas nuevas.  Si hay dos caminos, uno pavimentado y plano, y el otro lleno de bordes, terracería y sinuoso, lo más probable es que elija ése. 

Si me mandas a La Patagonia, me iré en moto; y si quieres que vaya a Europa desde México, con probabilidad lo haré vía Filipinas. No puedo nada contra ello: soy un ser de viajes. 

Hace varios meses, mientras iba del centro de país hacia Oaxaca tuve un "Eureka", de esos que casi te hacen pararte para buscar hoja (servilleta, diario, boleto de autobús o cualquier pieza en la que se puedan poner letras) y sentarte a escribir. Como no tenía forma de detenerme por asuntos de tiempo, decidí usar las notas de voz de mi celular y hablar mientras conducía, grabando así mi último invento. Huelga decir que no se escuchó nada por el viento, pero al menos eso me hizo guardar varias ideas en la mente que discutí inmediatamente con el equipo de Mi2U: 

4.11.18

Al final del Pavimento (Samuel B. Morales) . Información de compra


Hace muchos años, quince, para ser exactos hice este viaje que cambió mi manera de pensar. Fue un viaje lejano, pero sobre todo hacia el interior: algo que me hizo cuestionarme muchas cosas de mi vida, mis intereses y lo que "me movía" hacia el futuro. Aunque ya era un apasionado del viaje, éste fue distinto porque me enfrentó a mis limitaciones. Samuel nunca más fue él mismo. 

Ya he contado que cuando volví, mis notas se convirtieron en una bitácora transcrita en computadora. Tuvieron que pasar años para que se convirtiera en una novela; lustros para valorar otras cosas: la compañía de mi hermana durante algunas semanas, el significado del viaje... y la importancia de ver más allá de la propia burbuja social. Bien dicen que el tiempo es el único vehículo de reflexión. 

9.10.18

Al final del pavimento. ¡Arrancamos! [Aquí, 2 capítulos gratis]


Hace 15 años, el 9 de septiembre de 2003, un treintañero soñador inició una de las aventuras más increíbles de su vida. Fue un viaje en solitario en una motocicleta que lo llevó desde Monterrey hasta la Patagonia y que, más allá de la distancia, le dio una enorme oportunidad: conocerse a sí mismo, conocer a su mundo y replantearse todo el esquema de vida que había llevado hasta entonces. Hoy, esa experiencia ha sido traducida en un libro: "Al final del Pavimento", por Samuel B. Morales.

La historia pasó de ser un relato llano a convertirse en una novela, mi primera novela, en la que -por supuesto, como toda primera novela- cuento de forma muy autobiográfica, la historia del viaje, pero me permito agregar algo de ficción para hacerla más entretenida. Lo que podrás encontrar en este texto es la historia de uno que también eres tú, cuando las ganas de viaje y el deseo de aventura te acorralan y obligan a salir. 

3.9.18

Trabajar en equipo... ¿"No, gracias"?

Cuando nuestros ancestros prehistóricos cazaban mamuts en grupo, el trabajo en equipo era una fórmula de sobrevivencia. Con el tiempo aprendimos que laborar en conjunto no era solo una forma de defenderse, sino una manera de organización, sea para la producción agrícola, la construcción o la elaboración de ropa... e incluso para hacer música o bailar. Esta visión, sin embargo, ha cambiado radicalmente: en los últimos años, el trabajo grupal ha sido desdeñado por el individual que, algunos comentan, es más productivo, eficaz y práctico. ¿Vale la pena entonces seguir insistiendo en trabajar “como antes”, en grupos? Desde la experiencia, presento algunas anécdotas y mis moralejas. 

6.8.18

De la aventura al libro. 15 años después...

En el año 2003 un loco decidió que era tiempo de partir y dejar el pueblo. Se subió a su moto y se dijo que tendría que llegar a la Patagonia, lloviese, tronare o se cayera el cielo sobre su cabeza. 
No, no fue un asunto fácil, pero sí una experiencia que le cambió la vida. Los sucesos, las complejidades y las experiencias fueron tantas que se tardó más de quince años en digerirlas y convertirlas en un libro. Fueron tantas, de hecho, que prefirió convertirlas en una novela, por aquello de que en América Latina la realidad frecuentemente supera a la ficción. ¿Qué mejor que escribir un libro ficcionado de una realidad increíble?

24.7.18

[Ensayo Político] México, 2019

Ante la andanada de información que circula en las redes en el tiempo previo a la toma de poder de parte de López Obrador, me interesa hacer algunas reflexiones. Este comentario forma parte de mi seguimiento al proceso electoral, del que hice ya dos post. En el primero hablaba de un momento complejo en el que teníamos una sola tarea: votar, antes que promover a algún candidato. En el segundo hice un recuento de lo que ví como representante de partido en una casilla. Hoy parto de lo que veo y escucho a mi alrededor, para esbozar cómo me imagino los dos o tres años siguientes. 

2.7.18

[Ensayo] 2 de Julio, 2018, casilla 525 contigua, Oaxaca. Relato de un día de elecciones.

Mientras hoy todos hacen sus cartas a Santa Clos Obrador, yo quiero contarles lo que pasó ayer en una casilla, la 525 contigua, ubicada en el barrio del Ex-Marquesado, en la ciudad de Oaxaca. No les hablaré con fervor político, sino con pasión ciudadana. No les contaré lo que ya saben, acaso trataré de describir lo que muchos habrán vivido y me gustaría que no dejáramos ir de nuestra memoria.

6:45 AM
Me despierto después de una fiesta que debió terminar a las 8PM pero se prolongó hasta las 3. Estoy cansado pero tengo la responsabilidad de llegar a las 7:30 para observar el proceso de apertura de casilla y representar al partido que me invitó a ser parte de su ejército de vigilantes. Fui invitado unas cuatro semanas antes y con escepticismo animado (válgaseme el oxímoron de la complejidad humana) dije que sí, que apoyaría el cuidado de casillas. Nuestra capacitación fue como un sándwich de escuela: una embarrada de ley-mayonesa, una rebanada transparente de procesos electorales y un chile en vinagre de actas de incidencias. No sabíamos muy bien qué esperar.

27.6.18

Mis dos post de política de esta #Elección2018


Quienes me siguen desde hace tiempo recordarán que en tiempos electorales suelo postear con más frecuencia. En las presidenciales suelo dar mi opinión sobre los candidatos y proponerte al mío, invitándote a acompañarme eligiéndolo a él (quisiera decir "ella", pero no ha sido el caso). 

Esta vez no lo haré. Lo evitaré porque ya me conoces, pero también porque siento que juegan elementos más importantes: me gustaría reflexionar sobre esta elección. Anticipo que haré dos posts. El primero (éste) antes de la elección, y el segundo, después, para contarte cómo me fue como representante de casilla de un partido. Va, pues, la primera parte.

6.6.18

[Reseñas] La Autoedición: reflexiones de mi primer libro.

"Deberías escribir un libro". 

¿Cuántas veces han dicho o escuchado esa frase? Son de esas cosas que uno dice (o que nos dicen) cuando escucha(n) algo inverosímil o fuera de su contexto; algo que pasó y que fue raro, que nos hizo pensar que valdría la pena documentarlo: subir el Himalaya, cruzar el Atlántico en solitario, contar la historia de la abuela o del tío revolucionario...  Sí, "escribir un libro", por supuesto que suena bien, pero, ¿por dónde comenzar? Permíteme contarte mi historia. 

Comencé a escribir tardíamente, no como esos genios de la literatura que hicieron sus primeros garabatos a los dos, armaron un texto a los cuatro y publicaron a los ocho. Me considero una persona normal. Mucho más normal que el estándar del "normal": jugaba de niño, me regañaban, trabajaba en el negocio de mi abuelo, hacía tareas y pasaba los exámenes. Me hacían estudiar y yo sabía que me abriría puertas para salir de casa, así que lo hacía bien y punto.

16.5.18

[Reflexiones del camino] Los viajes y la política


¡Dos meses! Los proyectos que este su loco amigo desarrolla le han torcido una vez más el brazo al escritor, pero nada, nada que no se pueda remediar con un post de vez en cuando. Esta vez la conciencia me llama a hablar de política y de viajes... a menos de dos meses de la elección federal en que cambiaremos de presidente. 

¿Qué tienen que ver la política y los viajes? 

Los viajes, cuando se hacen bien, se realizan con calma y con los ojos y oídos bien abiertos. Un buen viaje no es el que te lleva lejos, es el que te lleva profundo: el que te permite descubrir, escuchar, comprender, contrastar, comunicar. Un buen viaje puede tomar un día o un año. Por supuesto, "qui va piano, va lontano", dice el dicho [el que va lento, va lejos], pero no es un asunto de tiempo, se trata de ver qué tan dispuesto(a) estás al "Dépaysement" o ""Sehnsucht der Ferne", es decir, a salir de tu burbuja y evitar las comparaciones al estilo "Ay, estos pobrecitos que no tienen agua" o "Uy, acá está todo bien sucio, ¿cómo puede vivir así la gente?". Tampoco se trata de ver si ellos tienen Porsche, Mercedes o una casa de lujo: se trata de entender la dinámica en la que viven las personas. 

17.3.18

[Reseñas] Leer a Onetti en cuatro años.

Nunca una lectura me había tardado tanto: compré los "Cuentos completos" de Juan Carlos Onetti en mi último viaje a Uruguay, en 2014, cuando aproveché para darme un salto en esas fechas en que defendía mi doctorado. Como siempre que viajo, intenté hacerme de un libro "local" y ése fue el que cayó en mis manos. Fue casi imposible concentrarme entonces –un curso y la compañía del buen amigo Fernando hicieron que trocara lectura por academia, asados y buenos vinos– así que quedó ahí relegado para el futuro y bailó todos estos años entre mi baño, la mesa de libros pendientes, el lado de la cama, la mochila de viajes y la cajuela del auto. Esta mañana, por fin, logré dar la vuelta a la última página. 
La portada es por demás retadora –y profética– pues en ella aparece el autor empuñando una pistola que apunta hacia el interlocutor (en ese entonces el fotógrafo, hoy quien mira el libro). Podría implicar una obligación de lectura, una amenaza o el vaticinio de que "podrías morir" al leer. De aburrición, de complejidad, de extrañeza, de ignorancia. Yo estuve a punto de matarlo a él... de no haber sido porque ya estaba muerto.

23.2.18

[Reflexiones] El Rafa Serrano, la enseñanza y un viejo texto


Pues la casualidad es que hace unas horas Alland mencionó a uno de nuestros viejos profes, el gran Rafa Serrano, y nos compartió una entrevista en la que había aparecido más o menos recientemente. En ella habla de España, el terrorismo y la independencia catalana, pero al mismo tiempo hace unos interesantes paralelismos con México que, sin ser el descubrimiento del hilo negro, son por demás interesantes. 

15.1.18

[Reflexiones] Un futuro largamente postergado


Este año llego tarde: los primeros días de trabajo se me quedaron debajo de las sábanas y detrás de los restos de fiesta del 2017. La clave del blog se perdió y nadie pudo encontrarla hasta bien entrado enero. Unos dicen que apareció sola, otros cuentan que hubo que sacarla de las urgencias del hospital donde sufría una congestión alcohólica. La realidad es que nadie supo de dónde salió, pero en algo coinciden: llegó con un brillo inusual.


El año empieza con mucha fuerza y un toque distinto: su amigo escritor –el que esto redacta– siente el mismo hartazgo que se vive por doquier en el país y resumiría como: "¡Ya no más de lo mismo!" Algo se alineó (los soles, las estrellas, las energías, los planetas) y al igual que aquel viejo artefacto que apareció en la película de Cronos, el bicho salió de su letargo para inyectar una sustancia extraña en mi fluido sanguíneo: llegó el tiempo de dedicar a la escritura más de la agenda.