6.8.18

De la aventura al libro. 15 años después...

En el año 2003 un loco decidió que era tiempo de partir y dejar el pueblo. Se subió a su moto y se dijo que tendría que llegar a la Patagonia, lloviese, tronare o se cayera el cielo sobre su cabeza. 
No, no fue un asunto fácil, pero sí una experiencia que le cambió la vida. Los sucesos, las complejidades y las experiencias fueron tantas que se tardó más de quince años en digerirlas y convertirlas en un libro. Fueron tantas, de hecho, que prefirió convertirlas en una novela, por aquello de que en América Latina la realidad frecuentemente supera a la ficción. ¿Qué mejor que escribir un libro ficcionado de una realidad increíble?
Durante ese viaje, por unas cinco o seis semanas la travesía dejó de ser en solitario: la hermana menor lo alcanzó en Bariloche y siguieron camino hasta Ushuaia. Fueron momentos de risa, de aprendizaje y sobre todo de conocimiento (y autoconocimiento). Dos personas que nacieron en el mismo hogar pero cuya diferencia de edades las había llevado por distintos rumbos de la vida tuvieron que ponerse de acuerdo para subir a un vehículo y seguir una ruta: parar en el mismo instante, comer en el mismo sitio y compartir momentos trágicos, cómicos, curiosos, increíbles.... 


A casi 15 años de distancia, este domingo los dos hermanos se reencontraron en Oaxaca y treparon de nuevo a la moto (ésta se llama ahora la Alebrija) para hacer un viaje corto pero igual de rico. Fue un  Oaxaca - Yanhuitlán. Solo 250 kilómetros pero con componentes similares: lluvia, frío, calor, autos, pavimento, sitios mágicos y charlas con nuevos amigos. A diferencia del viaje de 2003, esta vez hubo mucho más curvas y viento casi nulo. La Patagonia y Oaxaca son distintas, pero el viaje sigue siendo igual de gratificante. 

Por supuesto, los años no pasan en balde y ahora ya hay canas, espaldas más sensibles y menor tolerancia a la lluvia, pero las ganas de divertirse son iguales. 

Y mientras el proceso de escritura y decantación de "Al final del pavimento" (el libro en cuestión) termina, los dejo con algunas de las fotografías del domingo y la visita fraterna.  En cuanto al libro, tan mencionado y prometido, saldrá para conmemorar los 15 años del arranque del viaje: en el mes de septiembre de 2018. ¡Estén pendientes, porque lo vamos a anunciar con bombo, platillo y una cubierta del señor Luis Mendoza! 



Dale clic a la foto de abajo para ver el álbum completo, que mezcla fotos de ambos viajes...