27.10.09

[Reseñas] Historias de chinos en América Latina "Cuando Oriente llegó a América"


Leo, desde hace unas semanas, tres libros: las tradiciones peruanas, de Ricardo Palma; La alfarera celosa, de Lévi-Strauss (que no he podido terminar desde hace meses, pero ahora sí ya estoy en el penúltimo capítulo), y "Cuando oriente llegó a América", un libro bien chévere sobre los asiáticos que han migrado a este continente.

Del primero, no diré mucho, salvo que es un libro divertido que nos permite encontrar muchos de los comportamientos del peruano de hoy, en su pasado; es fresco, ameno, y está lleno de vocabulario que te permite remontar en el tiempo.

Sobre el del antropólogo Claude, haré una nota ahra que lo termine, pues presiento que en estos dos últimos capítulos está la clave del estudio que presenta.

En cuanto al libro de los asiáticos, es genial. Hay tantas cosas que ignoraba sobre las aventuras y desventuras que han sufrido los chinos en su camino migratorio hacia América, que ahora me doy cuenta cómo en verdad somos una sociedad xenófoba que no permite la mínima diferencia y que en cambio, ama todo lo que viene del mundo sajón.



En las escasas 80 páginas que he leido me he dado cuenta cómo los peruanos, chilenos, panameños, cubanos y mexicanos (y eso que voy en la quinta parte del libro) hemos hecho todo lo que está en nuestras manos por explotarlos: desde la explotación en Cuba para cultivar la caña, hasta los mexicanos y panameños que les arrebataron, en un momento dado de la historia, el permiso de tener sus negocios, de invertir, de estudiar... vaya calaña que somos (fuimos, para no ofender a nadie, pues).

Esto me ha permitido recuperar un poco de mi calidad de vida bibliográfica, pues he decidido tomar la vida con un poco más de calma y tratar de evitar que el trabajo me absorba (más de lo que ya ha logrado durante el año anterior).

Pero en fin, volvamos a nuestro tema: chinos constructores de las vías de ferrocarril de Panamá, chinos recolectores de guano en el Perú, chinos apoyando a los chilenos en la invasión del Perú, chinos intercambiados por negros y llevados a Jamaica... hombres que llegaban solos, sin familia y que marcaron (junto con las otras decenas de grupos étnicos que han llegado a éste, su Nuevo Mundo) una imagen imborrable en la historia.

Chinos que al final ayudaron a darle forma a la transición de las comunidades rurales que se convertían en pequeños proletarios con la llegada del tren y con él, del sistema capitalista al campo... y terminaron por ser "el chino de la esquina". Llama la atención como en Sonora, México, lograron hacerse de un poder tan grande que mis queridos compatriotas terminaron por desterrarlos y robarles sus empresas y pertenencias... linda historia esta de los explotados y los explotadores. Seguiremos leyendo.