21.2.13

[Reflexiones] El triste mal del humano: vivir en burbujas...

Hace no muchos días hice un brevísimo comentario sobre la vida. Dije que los humanos somos formados irremediablemente para vivir en burbujas y que lo único que podríamos hacer para cambiarlo era, de vez en cuando, saltar de una a otra.

Si no mal recuerdo, es Harvey quien ha insistido en algo similar o muy relacionado: que somos seres monótonos. Somos mucho más proclives a la sedentariedad, al statu quo y a la estabilidad, que al cambio.

Habiendo un mundo tan grande, espacios que recorrer y otros mundos que conocer, terminamos encerrados en nuestras tristes existencias: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos, en la misma burbuja.



También he comentado que Bauman ha insistido que en el presente que vivimos, el mundo se divide entre aquellos que se quedan y los que viajan: los que permanecen en la burbuja y los que saltan entre ellas.

Ahora bien, lo que quiero argumentar aquí es que me parece que si bien ese modo de operar hace una fuerte diferenciación social, desplazarse no implica un cambio de burbuja. Por qué?

Me parece que una simple razón es que muchos viajamos a sitios (y a través de medios) que son culturalmente similares a los nuestros: un joven estudiante que va a otra universidad y convive con su mismo grupo de amigos; un migrante que viaja para hacer labores y pasa su vida de la casa al trabajo; un turista que come cosas similares a las de casa y se hospeda en un sitio que reproduce su burbuja de origen...

Así pues, viajar significa una oportunidad de cambiar de burbuja, pero también de aterrizar en una muy similar a la que dejamos. En este sentido, vale la pena pensar si el próximo viaje que realizarás será un salto a un mundito distinto y simplemente un cambio de jaulita.

Yo intento evitarlo, pero me temo que siempre vuelvo al mismo sitio, aunque éste parezca distinto. Dejo para otra reflexión la idea de preguntarnos si sirve de algo desplazarse entre sitios o si simplemente deberíamos dejarnos de filosofía y trabajar para acrecentar nuestro bien personal en la burbuja que estamos.

Por lo pronto la siguiente ocasión, en qué burbuja nos encontramos?