8.9.14

Mensaje de Doc-Red para ti.


Un mensaje de los documentalistas mexicanos preocupados por conseguir que este género reciba apoyos oficiales. Puedes apoyarlos con un video de 20 seg. expresando porqué consideras el documentalismo importante para el país. Yo no tengo forma de hacer ese video técnico, pero acá mi pequeño comentario: 

Desde Werner Herzog, pasando por Michael Moore y haciendo escala en muy distintos países, el documental nos muestra historias de allá que no conoceríamos sin estos valientes. Sea el largo camino para cruzar las fronteras de México o España; se refiera al maltrato a las mujeres en Medio oriente o trátese del mantenimiento de las bicicletas en Cuba e incluso a la lucha humana frente a los grandes consorcios mineros, el documental es así: corto, conciso, racional y al mismo tiempo apasionado. Si más mexicanos pudieran usar una cámara para contar nuestras desgracias, tristezas y desazones, el país cambiaría más rápido. 

Adelante con su búsqueda, documentalistas! Lee aquí su newsletetr e infórmate


Más peligroso que un workaholic: un cell dependent. 5 Tips para escapar.

La alteración que causan en nuestra vida los teléfonos portátiles es un asunto muy actual. Más allá de su enorme utilidad, el hecho de que sean una especie de Aleph borgesiano muestra las enormes contradicciones a las que nos someten. Acá algunos tips importantes para una vida sin (tanta) dependencia del smartphone.

Werner Herzog, excelente documentalista, hizo hace algunos años un trabajo en el que muestra algunos casos tristes de accidentes causados por "textear" (hacer mensajes de texto) mientras se conduce. De hecho, además de estar penalizado, en los países industrializados, existen campañas para dejar de escribir, pero también para reducir el uso del teléfono. Y es que si ponemos un poco de reflexión en el asunto, pronto nos daremos cuenta de la exageración en la que hemos caído: tomamos la foto del desayuno y la subimos a las redes, buscamos la dirección en el mapa de google en lugar de preguntarle al residente, miramos el clima sin siquiera voltear al cielo, revisamos los correos mientras estamos sentados en el baño e incluso nos enamorarnos del sistema operativo, como en la reciente película "She". 

Parece que sólo Dany Trejo se escapa: Machete don't text, como dice su memorable frase en la película de Robert Rodriguez, ¿pero qué podemos hacer los demás humanos, que terminamos conviviendo casi 24 horas con nuestro teléfono celular? Acá unos tips recogidos en el camino:

1. Ponle una hora máxima: se sugiere que una hora antes de ir a dormir dejes el teléfono en paz. Ponlo a cargar, búscate un libro o incluso charla con tus hijos o esposa (charla, no chatea!). Te aseguro que te ahorrarás malos despertarse y pesadillas cibernéticas.

2. Redirecciona la mirada: Bien decía un amigo que el teléfono se ha vuelto nuestro mejor pretexto para paliar la soledad. ¿Te llega a pasar que subes al transporte público, estás en una sala de espera o que tu acompañante va al baño y lo primero que haces es dirigir tus manos y mirada al teléfono? Te sugiero mirar a tu alrededor. A veces hay humanos deseosos de darte una sonrisa, o simplemente de cruzarse con tu mirada... e incluso hay cosas que ver en el paisaje: ¿sabías que la gente gasta mucho dinero en decoración?

3. Atiende a tus acompañantes: ¿Cuántas veces te has sorprendido mirando tu teléfono en una reunión de amigos? Basta que el tema no sea de tu interés o que se establezca un diálogo demasiado personal para que inmediatamente busques el teléfono. Lo peor es que de inmediato se genera una cadena porque una segunda persona saca el teléfono y luego una tercera: hasta que todos hacen una pausa en la convivencia para mirar mensajes. No olvides que quienes están ahí merecen tu atención y no dudes en recordarles que tú también mereces la de ellos.

4. Búscate otro amigo mudo: El libro ha pasado para muchos al olvido. Hay quienes dicen que leen en su teléfono, pero no sólo es complicado (y afecta la vista leer en letras tan pequeñas), sino que nunca tienes toda la concentración, pues el WhatsApp, Facebook, Twitter y el mail sólo dejan que leas con "una neurona al gato y la otra al garabato". Hay tantas cosas buenas que leer, que no debería ser un problema encontrar una lectura apasionante.

5. Saluda a tu amigo interno: De vez en cuando no está mal hablar con tu alter ego (el otro yo). Ése que está en tu mente y que a veces se pone disfraz de diablo y otras de ángel. ¿Hace cuánto que no te das el tiempo de hablar contigo mismo y preguntarte qué quieres, qué te gusta, dónde quieres comer o a quién quieres saludar? Hoy en día es tan frecuente que nos dejemos guiar por la última recomendación posteada o el like del amigo, que ya no sabemos ni qué queremos. 

¿Sabes por qué la regadera suele ser un excelente momento para los Eurekas? ¡Adivinaste! Porque no hay teléfono y es un momento en que puedes hacer un poco de introspección y pensar, no ser dominado por tu teléfono. 

con estas ideas en mente, esta semana que comienza haz como yo: ponte uno de los cinco tips anteriores como propósito y cúmplelo. Yo, por lo pronto, arranco dejando el teléfono en mi oficina (trabajo en casa) y no lo veré sino hasta la mañana siguiente. 

Ah! Tal vez sirva de algo que anotes esto en un papelito, para que no uses el pretexto de haberlo olvidado para ir a buscarlo al teléfono. Buena semana!







7.9.14

La dura realidad... Quien viaja en el Mundo?

La realidad es que a pesar de lo que nos digan,  la ley de Pareto subsiste: los alemanes, ingleses holandeses, franceses y norteamericanos son los que viajan. Los demàs, sentados miramos.

6.9.14

Sobre el adiós a Cerati

Desde Pagina12, una nota sobre la despedida a Cerati, uno de esos cuantos que pasan al muro de nuestros recuerdos. Gracias al maestro

Es amor lo que sangra, se llama la nota... sobre el techo en la cúpula.

30.8.14

Los significados de una fractura


De la astrología ósea al esoterismo de las partes


Para la mujer de olas, Chayo, Yvo y Gaby.
(y para Julieta Campos, que hubiera coincidido con ustedes)

Tuvieron que pasar cuarenta años para vivirlo en carne (y hueso) propia: cuando te quiebras algo, duele. Molesta en el ánimo, la salud, el orgullo y el bolsillo. Primero yaces inmóvil en una cama, luego intentas levantarte y andar, después tratas de saciar el hambre haciendo platos sencillos y al tiempo emprendes unos pasos tratando de dominar las muletas. 

También descubres quién te quiere, te recuerda y siempre está cerca. Entrañables, los amigos que vienen al rescate, los vecinos, la familia que deja sus cotidianidades y te cocina, ayuda y hasta colabora para tu sobrevivencia cuando has optado por la solitud y teórica independencia. Con una pata rota, eres tan independiente como un niño de tres años.

Pero también descubres otras cosas: explicaciones de todos cortes y estilos a tus males. Para algunos, son simple errores de la vida y no hay más que aguantar y recuperarse. Sufrirlo un poco, levantarse y andar, como lo hizo aquél. Pero los humanos necesitamos poblar con fantasmas el vacío, como lo dijo Maupassant en El horla: el exceso de soledad, el poco convencimiento sobre la naturalidad de los eventos, la búsqueda del destino y del significado nos hacen buscar explicaciones. Como si no bastara con decir que los errores se pagan. 

Más de tres personas me dijeron que mis fracturas (y mi doble accidente, porque hay que reconocer que ni fue cualquiera cosa, ni fue una pieza de un solo acto) tenía explicaciones más allá de la ruptura y el fracaso. Eran mensajes: energías rotas, deudas pendientes, explicaciones esotéricas, necesidades de tratamientos minerales, desestabilizaciones mentales y hasta desequilibrios menstruales (¿míos, de mi abuela, de la esposa que no conozco? ¿o dijeron mensuales?) o SMS (¿Whats App?) de Dios, que me quería comunicar algo importante.

Uno de los mensajes decía:  "Los huesos representan la estructura de las leyes y principios del mundo [...] cuando hay fractura, esta es la indicación de que vivo actualmente un conflicto interior profundo [...] rebelión o reacciones frente a la autoridad... Los huesos representan también el sostén la estabilidad y una fractura puede ser un aviso de que he de separarme de mi pasado..." 

Otro decía que "la fractura indica claramente que se ha olvidado el imperativo de la finalidad de una evolución, por lo que el cuerpo tiene que romper con lo viejo para permitir la irrupción de lo nuevo. El individuo exagera el movimiento y la sobrecarga o hiperactividad se acumula hasta que el punto más débil cede.  El hueso representa en el cuerpo el principio de la solidez, de las normas que dan un punto de apoyo, y también al de la anquilosis. El hueso anquilosado es frágil y no puede cumplir su función [...] Una fractura nos señala en el plano físico que se ha pasado por alto un exceso de rigidez de la norma en el sistema psíquico. El individuo se había hecho excesivamente rígido e inflexible. La persona, con la edad, suele aferrarse a sus principios con mayor rigidez y pierde su capacidad de adaptación..."

Separarme de mi pasado, rebelión frente a la autoridad, hiperactividad, necedad, conflicto interior profundo... Explicaciones tan duras como la nota que nos hicieron en el periódico cuando sufrimos el primer accidente: [según ellos, yo sufría] traumatismo craneoencefálico grave [sólo por no quererles dar mi nombre para que no lo pusieran en la nota roja!]. 

Por poco y me mata la prensa... Y de hecho, faltó apenas una minucia para que me convirtiera en el monje que vendió su BMW. Por suerte estudié Ciencias Sociales (para conservar la BMW, claro!!). Así que después de mucho pensar, de llorar unas cuantas veces y de mucho leer, decidí que podría plantear un "Remedio para las fracturas de pie". Éste es el texto:

Amigo fracturado, accidentado, malherido, paciente que sufre los estragos de una fractura: para ti escribo estas palabras. Tómalas en consideración o deséchalas, pero al menos acércate al verbo del humano social, del ser que cree que el Homo Faber es la mejor explicación que tiene nuestra humanidad y que no hay más explicaciones que las que queremos buscar.
Eres libre de decidir si le crees a la Astrología ósea o al Esoterismo de las partes (total, hasta los chinos y los arqueólogos interrogaron, leyeron -y siguen leyendo- los huesos), pero te digo que lo mejor es ponerte firmemente en el espejo -en posición de ave unípata y ayudado de las muletas, en perfecta posición de 90 grados respecto el cielo, a no más de un pie de tu pie, y mirándote fijamente a los ojos repite las siguientes palabras:
Salmo 1: He decidido que no me quiero quedar quieto (Repítelo 5 veces).
Salmo 2: Mi propósito en la vida fue viajar y lo seguirá siendo (Repítelo 3 veces si en el último año fuiste a Cancún y 5 si no saliste ni a Tuxpan).
Salmo 3: A curarse y seguir. A moverse, a andar, a producir. No importa que los gnomos, las gárgolas y los perros callejeros ladren o goteen a tu paso. Ve ahí donde te valoren, acércate a aquellos humanos a los que puedas aportar... Siempre pensando en el viaje.  
Salmo 4: Nadie me limitará, nada me detendrá. soy un ser de espíritu fuerte y pata débil que resucitará en Ave Pelícano y pasará su vida con las alas extendidas y la pata encogida, para probarle al mundo su virtud; en el camino dejaré libros, textos, blogs, imágenes sueltas. Me desprenderé de todo lo mundano y banal. Soy hercúleo y nada me detendrá: el mezcal, el tequila, el dinero y las mujeres serán mi herramienta para alcanzar el Nirvana unípato. De los apegos, me despego.
Amen (y salud).
Eso será todo. Después de decir esto y pasar tu periodo de recuperación puedes ser lo suficientemente idiota como para subirte a una moto de nuevo: emprende un viaje, vive, pásala bien, comparte experiencias y sal de la burbuja. La única burbuja que vale es la del Champagne.  

28.8.14

Una historia de soñadores con mensaje político. Bien por ellos!

Para hacer un buen pastel, se necesitan muchos blanquillos. Acá una notita para recordar que sí se puede. 


Acá copio un pedacito, pero la nota está en el link (arriba): 
Para cuando la banda de rock RWR (Rockwell Road) llegue el 7 de septiembre a la ciudad de México ya habrá recorrido en bicicleta más de 7 mil 500 kilómetros, habrá dado alrededor de 323 conciertos, visitado toda la República Mexicana y pisado más de 115 ciudades.
El vocalista del cuarteto hidalguense, Oliver Iturbe –en entrevista con La Jornada–, menciona: Cuando iniciamos este viaje de conciertos en bicicleta, el 28 de septiembre de 2013, en Pachuca, nos decían que estábamos locos por querer realizar esta aventura en medio de un país que está en guerra, con tanta inseguridad, pero ya llevamos casi 8 mil kilómetros y no nos ha sucedido nada.
Felicidades a esta banda. Un grupo más que demuestra que en la vida, se trata más de sueños que de dinero.

27.8.14

Patientia

You say when it hurts you don't mind
Because when it hurts you, you feel alive
It's that what it is?
                              U2 - Stay


En la wikipedia, la paciencia "es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien". Más adelante, la misma nota explica que la etimología proviene de pati, que se traduce como "sufrimiento" y de hecho, explica, de ahí deriva el concepto de paciente en la medicina: el que sufre. ¿Deberíamos entonces entender a la paciencia como el arte de aguantar el sufrimiento?  Estoicismo: Cuauhtémoc, los mexicanos frente al PRI, los migrantes frente a los policías...

Según el mismo artículo, "en la religión cristiana, la paciencia es una de las virtudes más valiosas de la vida. El aumento de la paciencia es considerado como la obra del Espíritu Santo en el cristiano que ha aceptado el regalo de la salvación." ¡Qué cosas! Toda la vida nos pintaron la paciencia como una sabia virtud y hoy me entero que se deriva de una especie de tolerancia al dolor y al sufrimiento... para alcanzar algo superior. La iglesia siempre nos dijo qué era lo bueno y qué era malo. Y así nos dijo que ser paciente es positivo. Pero, ¿no significa entonces que el paciente es masoquista? 

Pruebas de paciencia la he tenido (muchas) en los últimos tiempos: 54 meses de doctorado, doble accidente en la pierna derecha con sus respectivos seis meses en muletas, espera de casi un año para tener un artículo aprobado y otro año para un informe, más de un año en Oaxaca sin terminar de conseguir lo que busco. "-Paciencia", me han dicho, "-paciencia..." Hace más de un año que no salgo más allá de mi tierra natal y de unos cuantos pueblos cercanos. Paciencia. Masoquismo. Estoicismo.

A partir de hoy me rehuso a llamar paciente al que sabe esperar. Demasiados sinónimos: sufrente, aletargado, estancado, anquilosado, embotado, entumecido, estoico, mártir. Al que espera su momento estratégicamente no deberían llamarle paciente, deberían llamarle agazapado: no es lo mismo que te digan "espera al año siguiente, porque ya te va a tocar" a que seas tú quien decide que no es el momento adecuado. Paciente es quien sufre por la espera; agazapado el que ayuda a tejer la trama con su espera. 

Así que si hoy crees que decirle a alguien: "Me caes bien porque eres bien paciente", piénsatelo dos veces, porque de algún modo le estás diciendo que es un ser más bien timorato y que no debe esperar mucho en la tierra: pronto le llegará la salvación y no debe preocuparse por lo que le pasa en vida: en el otro mundo, sus sufrimientos serán pagados. 

25.8.14

uy... Cosas pasan!

Si este blog fuese un chismógrafo o llevara por apellido "Facebook" (Por ejemplo Andaryego Feisbuk), entonces tendría muchos "laiks" y estaría en la boca de muchos. El asunto es que a su autor no le gusta compartir pantalla con frases al estilo "hoy desayuné 2 huevos estrellados con jamón y acá está la foto", o "Foto de mi hija entrando a la escuela con su nueva lonchera de La era del hielo 25", así que prefiere un perfil más bajo y decir cosas cuando las ha pensado al menos un par de veces. 

Pero sucede que hace casi un mes que el andaryego no se actualiza, plazo que en idioma World Wide Web es el equivalente a un suicidio en la red. De las casi mil visitas al mes, hemos pasado a las 500 y algo. Si ésta fuera una forma de medir la productividad, lo más probable es que ya hubieran corrido al editor de tan inestable servicio de entretenimiento. En fin: novedades hay lo que falta es tiempo pa' contarlas. Va una breve actualización para aquellos que aparecen de vez en cuando por acá en busca de información. 

Nota vieja: hace 6 semanas me volví a caer de la moto y me volví a fracturar; nota actual: la semana entrante podré volver a caminar, según mi doc, que al verme sonríe como detective que ve al mismo ladrón entrar una semana después de haberlo liberado. Nota vieja: me gusta mucho leer; nota nueva: en los últimos tiempos leí dos novelas policiacas de Leonardo Padura (pronúnciese Padúra porque las reglas ortográficas dicen que si no lleva acento, suena en medio, aunque a mí me guste más esdrujular: siento que da más peso, que le pone emoción y hace que el autor suba como tres puntos... pero no, no es Pádura). Entretenidas como para quien se ha roto un pie y quiere leer sin pensar mucho. A las dos de Padura se suman dos de Coetzee, un sudafricano que jamás había leído y gusta de escribir en femenino y además meterse tan al interior de los sentimientos de las damas que decidió contar una ficción de una Robinsona Crusoe que le vende su libro a un pobre Daniel Defoe y otro de una mujer blanca que tiene cáncer y decide dejar morir su soledad junto a un vagabundo de apellido francés (Vercueil) mientras lo cuenta todo por escrito a su hija que se fue (Where else?) a América. 


Coetzee resultó duro, nada fácil, pero con un algo de muy interesante. Es decir que aporta. No sé si es la larga prosa, las profundas reflexiones o el carácter de unas mujeres que sufren en vida y por algo buscan la muerte complicándose la existencia. Me gustan las descripciones de los perros, de los ghettos, de la Inglaterra decimonónica y de los cristales del parabrisas estallando...  Me los imaginé y hasta pensé en un buen cuento de Bradbury en sus años mozos. La contraportada habla de intertextualidad; yo pienso en un hombre que vio a su madre sufrir o que tuvo una abuela a la que abandonó antes de emigrar a Australia. 


Notas viejas; notas nuevas. Los exatecs haciendo exabruptos y haciendo que tengan que llegar eminencias desde la casa matriz para reproducir los discursos de los encargados de la sucursal; Oaxaca plagada de maestros disidentes que le cobran al gobernador los acuerdos que les prometió para llegar, mientras los de la oposición estatal -pero partido gobernante nacional- le montan plantones con taxistas y camioneros... y acá en casa seguimos esperando que el editor pueda poner los pies en la tierra, pues con uno, se siente el desequilibrio. 

En el plano académico, buenas noticias: circulan rumores de que existen grandes posibilidades de que el área de edición viaje a Argentina a comer empanadas, tomar vino, pasear por el país, tomar Fernet, brindar con los amigos y, por si fuera poco, defender una tesis que parece no ser tan mala. Los editores escriben lento porque tienen los dedos -pies incluidos- cruzados, en espera de que la fecha de defensa se de justo cuando la primavera porteña hace que los parques su sobresaturen de horribles sirenas tomadoras de mate (por supuesto, el adjetivo es parte del sarcasmo y envidia de no estar cerca del Centenario para vivirlo cada fin de semana).

Más notas para el calendario: todo parece indicar que estaremos en la Perla tapatía a finales de septiembre. Primero para el congreso de investigación en turismo de la Red de investigadores de SECTUR y luego para la primera reunión cumbre del equipo Mi2U. ¿Todavía no sabes lo que es Mi2U? Imposible! Acude pronto a www.Mi2U.mx y entérate de las últimas novedades. 

Por hoy (o por lo que resta del mes), el editor se despide, pero espera tener tiempo para recuperar algunos lectores. 

4.8.14

El proceso de decantación social....

Seguramente me estoy inventando una más, pero, ¡qué diablos! Inventar es parte del credo del Andaryego. Que nadie califique la turgencia de la invención o su viabilidad, si sabemos que no tiene mucha. Y si no tiene mucha es porque es aún es un concepto en ciernes... el blog del Andaryego probando conceptos, será la descripción de esta noche. 

Bueno, quería compartir algo: la decantación social. Emanado de la física, la decantación es un proceso mediante el cuál se separan los sólidos de los líquidos o los líquidos de otros líquidos y no consiste en otra cosa que en una separación debida a la gravedad: los más pesados van hacia abajo, mientras los más ligeros se mantienen arriba. Hoy me tocó preguntarme si lo mismo sucedía en el entramado social. 

Y mi conclusión es que sí, aunque a su manera. No, no se trata de una pirámide de seres humanos en la que los ligeros quedan arriba y los pesados abajo, sino en un proceso relacionado con el tiempo: como ya bien lo dijo alguna abuela en algún siglo pasado: las cosas caen por su propio peso. Dicho sea de otro modo, decantan. No sé si la gravedad newtoniana se relacione con la gravedad de las situaciones, pero me parece que alguna correlación habrá: lo extremadamente ligero pasa a ser etéreo, lo ligero se sostiene y/o flota, y lo más pesado termina por ser jalado por la fuerza de gravedad hasta que yace tres metros bajo tierra. En suma: se sume.

La diferencia es que en el proceso social, más que la fuerza de gravedad, el factor principal es el tiempo. Puedes llorar muchas horas y muchos días por algún ser querido, pero nada, sino el tiempo, será capaz de hacer que la pena decante y se vaya al fondo de tu corazón. Lo mismo pasa con esos problemas y duras decisiones que tomamos de vez en cuando; o con lo mucho que algunos quisiéramos que el PRInosaurio cayera al fondo del pozo y viniera un nuevo régimen democrático y justo (o que los problemas, plantones y marchas de Oaxaca se terminaran), pero no, no pasará de la noche a la mañana: tendrá que pasar mucho tiempo y una serie de acciones (humanas y de conjunto) para que este país se modifique y resarza las malas políticas. Que los priístas y los mexicanos se decanten para que floten nuevas ideas y se hundan las pesadillas y traiciones.

¿Hay una fórmula de cálculo? -me preguntan aquí al lado. No en este momento. Hasta ahora hay una manera de vaticinar (como quien dice que en un tiempo futuro se extinguirán los seres humanos), pero no existe un cálculo que diga cuánto tomará la transformación. Acaso tenemos indicadores: protesta social, irrupción de nuevos actores, cansancio de algunos, reacomodo de fuerzas y hasta subida o bajada de peso, pérdida de coloración en la cara, irascibilidad, tolerancia al alcohol o medicamentos y hasta cáncer... pero para poderlos observar a todos hace falta un ojo bien entrenado. Acaso los de un laboratorista social (antropólogo, psicólogo, sociólogo, cura, historiador, filósofo) o algo así. Labores muy en desuso y bien devaluadas en los últimos tiempos. 

Lo que sí les puedo decir es que las abuelas tienen razón y que no sólo las frutas caen de maduras o infección; también los monos caen del árbol, los más justos pecan... y como decía la mía cuando uno le preguntaba si tal o cual suceso en verdad llegaría: "Uyyy m'hijo, si se acabó La Gavia...!" ([N. de la R.: La Gavia era un rancho que llegó a tener 136,000 hectáreas en sus mejores tiempos -al grado que su propiedad ocupaba lo que hoy serían un par de Estados- y se consideró por mucho tiempo como algo inexpugnable]. 

No hay duda: todo cambia en el tiempo. Sólo hay que ser pacientes. Mientras, se buscan especialistas en estudios de la decantación social, para que nos ayuden a pasar los tragos amargos del presente cotidiano. 

Vendo Moto BMW GS650 2009 / 9 mil kms.

3.8.14

Historias de policías y ladrones, por Leonardo Padura (no Jis y Trino)

Termino de leer el primer libro de la nueva remesa que recibí esta semana, "Vientos de Cuaresma", de Leonardo Padura y me quedo con la misma sensación que tengo desde la semana anterior: que lenta e inexorablemente se acerca a mi vida el momento de comenzar la escritura de un texto largo, como esos que hacía en el pasado, cuando ni el trabajo ni el doctorado me habían comido las ideas. 

Es raro, pero a pesar de lo que dicen otros (Harvey? Lash y Urry? Perdí esa nota) sobre la monotonía del ser humano, yo más bien pienso que somos cíclicos: una temporada somos lectores, otra somos cuentistas o deportistas y así, avanzamos por la vida en círculo, en ires y venires. Hacía años que no tenía moto, de pronto volví a ella y ahora pienso que siempre estará cerca, aunque me haya accidentado en dos ocasiones en los últimos cinco meses. Si esto se mantiene, en un futuro no muy lejano volveré a intentar el parapente, la escalada, el ecoturismo y a lo mejor hasta el comercio y eso de tener novia. ¿Será?

En fin. Quería contar sobre el último libro que leí y ya voy filosofando. Filosofando voy. ¿Qué mejor prueba de que soy un reincidente? 

Vientos de cuaresma es una novela (más) de la serie de "Mario Conde detective", algo que parece haberle resultado una buena práctica a Padura antes de atacarse a una novela histórica como fue la del Hombre que amaba los perros que fue sin duda excelente. En los Vientos... el autor sigue la vieja fórmula de la novela policiaca: intriga, sexo, drogas, mujeres, estereotipos de policías y salidas inesperadas. Nada fuera de lo normal, pero nada malo tampoco. Es una novela que se lee en un par de sentadas y en la que no faltan los elementos esenciales y además permite recorrer un poco el panorama de la vieja Habana vista desde un cubano que se permite denunciar que en su tierra también hay ladrones, droga, corrupción y negociaciones en lo oscurito. 

Comienza con cierta timidez y poco a poco toma un poco de vuelo para llevarnos a un climax que incluye (sexy) mujer saxofonista y un par de piñas entre policías. Me gustó ese ritmo, aunque es claro que no será mi novela favorita del autor. ¡Qué vainas esas de que un autor se vuelva famoso con una obra cumbre y de pronto le comiencen a publicar sus otros libros... y qué pena que uno caiga en las redes de la mercadotecnia esperando encontrar un nuevo Carpentier! 

En fin. Hay unas citas y momentos que me parecen dignos de nombrar. El primero, evidencia de jolgorio latinoamericano clásico: alguien está muy enfermo en el hospital y en el que con tal de evitar entristecer al enfermo dices cualquier sandez para hacerlo reír. Algo así como "Maestro, ¿cómo se le ocurrió hacer esto? Creo que lo van a juzgar por desacato y después van a clausurar la Central."(p.111)

Otro, el que llega cuando estás un poco harto de la vida y quieres salirte por la tangente del pasado: "Mira, mi socio, no te puedes pasar la vida viviendo de la nostalgia. La nostalgia te engaña: nada más te devuelve lo que tú quieres recordar y eso a veces es muy saludable, pero casi siempre es moneda falsa..." (p.127)

Uno más rico, que me hace pensar en mi idea del viaje. Llegar no es el asunto, digo yo; lo importante es el recorrido. Padura, en voz de Conde enamorado lo pone así: "... creo que el destino del hombre se realiza en la búsqueda, no en el hallazgo, aunque todos los descubrimientos parecen la coronación de los esfuerzos [...] Prefiero ser un buscador de lo eterno. No como Jasón o Colón, que murieron pobres y desencantados después de tanta búsqueda. Más bien un buscador de El Dorado, de lo imposible. Ojalá nunca te descubra, Karina [...] no dejes que te atrape, Karina." (p.156)

Cuarta y última cita. Un momento de tristeza en que el detective siente que el mundo pelea contra él: "Estoy cansado, a los treinta y cinco años, y no sé qué voy a hacer ni qué carajos quiero hacer. Trato de hacer las cosas bien hechas y siempre meto la pata: ése es mi sino, una vez me lo dijo un babalao [Dios en el mundo Orisha -N. de la R]. Tengo la letra de la babosa: por delante todo lo veo lindo, pero detrás voy dejando una huella sucia" (p.214).

Inútil confesar que en este último párrafo me sentí plenamente identificado con los sucesos de hace tres semanas y mi nuevo accidente motociclístico... por fortuna el tiempo pasó y ahora busco ansiosamente pasar a una experiencia como la del tercer párrafo. 

Leonardo Padura. Vientos de cuaresma. 2013 [2001]. Tusquets editores. México. 225pp.

30.7.14

Esto también es cooperación Internacional: Las dos caras de Santander


Hoy salen dos notas en La Jornada: en una se auguran maravillas a un acuerdo entre las más grandes universidades de Latinoamérica: UBA, UNAM y la de Sao Paulo. Los testigos de la firma son Beatriz Paredes y el Sr. Botín (excelente apellido para el repsonsable de Banca Santander). En la segunda nota, Dilma Rousseff acusa a Botín de injerencia en su campaña electoral y lo amenaza con llevar su empresa a la Corte. 

Qué mejor ejemplo de las relaciones internacionales contradictorias y su influencia en la política, pero también de algo que hemos venido trabajando: que la "Cooperación Internacional"  y "Ayuda al desarrollo"  (aunque en este caso no viene directamente de un gobierno, sino de una empresa privada), tiene muchos intereses ocultos. 

Esperemos que Narro y los otros rectores, felices firmantes del nuevo acuerdo de Río en versión académica, lo estén tomando muy en cuenta... porque si los españoles van de nuevo al corazón de nuestras políticas (la educativa, en esta ocasión), no llegaremos muy lejos. 

Abajo las dos notas: